La IV Edición de los Premios Enfoque entrega sus galardones

  • Más de 11.000 personas participaron en la votación ciudadana que reconoce prácticas periodísticas enfocadas y desenfocadas de acuerdo a la defensa de los derechos humanos, la justicia social, el respeto por las minorías y por el medio ambiente.
  • Este año, con la necesidad de recoger el trabajo invisibilizado dentro de la actividad periodística, la categoría especial de la IV de los Premios es el FOTOPERIODISMO.
IMG_7374.JPG

Parte de los galardonados/as de la IV Edición de los Premios Enfoque

27 de abril de 2017. La IV Edición de los Premios Enfoque entregó ayer en el Círculo de Bellas Artes sus galardones a los ganadores y ganadoras. La ciudadanía, con una participación de más de 11.000 personas, ha decidido qué prácticas periodísticas merecen ser reconocidas como Enfocadas o Desenfocadas.

La gala, presentada por los actores Carmen Mayordomo y Manuel De, estuvo marcada por la reivindicación por parte de todos los galardonados/as por un periodismo libre, digno y feminista.

Los resultados, incluyendo ganadores/as y la Lupa del Público (aquel/lla que ha recibido más votos en su categoría) de la IV Edición de los Premios han sido:

Medio enfocado:
Eldiario.es ?
Contexto (CTXT)
Público
Medio desenfocado:
El País
Intereconomía
Ok Diario ?
 Programa enfocado:
Carne Cruda ?
El Intermedio
Salvados
 Programa desenfocado:
El Hormiguero
Es La Mañana
Herrera en la COPE ?
 Periodista enfocado:
Ignacio Escolar ?
Javier Gallego
Jordi Évole
 Periodista desenfocado:
Antonio García Ferreras
Eduardo Inda ?
Francisco Marhuenda
 Periodista enfocada:
Ana Pardo de Vera ?
Cristina Fallarás
Cristina Pardo
Periodista desenfocada:
Isabel San Sebastián
Mariló Montero
Victoria Prego ?
CATEGORÍA ESPECIAL.
Fotoperiodista hombre:
Gervasio Sánchez ?
Jesús Blasco de Avellaneda
Manu Brabo
CATEGORÍA ESPECIAL.
Fotoperiodista mujer:
Anna Surinyach
Cristina García Rodero
Maysun ?
Puedes ver la gala completa aquí:
Vigilancia ciudadana sobre la labor periodística

La finalidad de los premios es promover el deber ciudadano de vigilar el ejercicio periodístico para asegurar que el derecho a la información es garantizado. promovidos por la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España y los grupos de investigación ‘Desarrollo Social y Paz’ de la Universitat Jaume I de Castellón; y  ‘Comunicación y cambio social’  de la Universidad Carlos III de Madrid y la Asociación Cómo lo Cuento.

¡Vente a la gala de los Premios!

Ya sabemos quién son los galardonados y galardonadas de la IV Edición de los Premios. Ahora nos queda celebrarlo por todo alto, ¿te vienes? La #GalaPremiosEnfoque será el próximo miércoles, 26 de abril, a las 20h en el Círculo de Bellas Artes (Madrid) – ojo, llega prontito que habrá mucha gente. La entrada es totalmente abierta y gratuita, aunque debes rellenar el formulario que ponemos abajo (por una cuestión de espacio).

Presentación1111Muy alerta, porque será entonces cuando se desvele quién merece la ? “Lupa especial del Público” por cada una de las categorías. Un reconocimiento espacial a quienes recibieron más votos en la votación ciudadana. La gala será presentada por los actores Carmen  Mayordomo y Manuel De. El fin de fiesta correrá a cargo de la Solfónica.


Para asistir, completa el siguiente FORMULARIO


No llegues tarde, la mesa está servida, los galardonados/as están llegando y sólo nos faltas tú para completar esta gran fiesta de la vigilancia ciudadana sobre la labor periodística.

*Si eres periodista  y quieres venir a cubrir la gala, rellena este FORMULARIO.

Copia de Nominados y nominadas.png

Resultados de la IV Edición de los Premios Enfoque

  • Con una participación de 11.054 personas, los Premios Enfoque se consolidan como propuesta ciudadana que de vigilancia sobre la labor periodística
  • La gala de entrega se celebrará el día 26 de abril, a las 19:30h. en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En ella se desvelará quién merece la “Lupa especial del público”.
  • Los galardones reconocen las coberturas más o menos adecuadas en relación a la función social del periodismo, el respeto a los derechos humanos y a la justicia social, de género y ambiental.
  • Si quieres asistir a la gala, por favor, rellena este formulario.

    Resultados IV Edición.png

11 de abril de 2017. La IV Edición de los Premios Enfoque ya tiene ganadores y ganadoras. La ciudadanía, con una participación de más de 11.000 personas, ha decidido qué prácticas periodísticas merecen ser reconocidas como Enfocadas o Desenfocadas.

Los premios establecen cuatro categorías: Medios, Programas o Secciones, Periodistas Mujeres y Periodistas Hombres, concediéndose tres premios Enfocados y tres Desenfocados para cada categoría. El criterio para la concesión de los premios se remite a la función social del periodismo, concretada en el respeto y la promoción de los Derechos Humanos y los ideales de justicia social, de género y ambiental.

Según estos criterios, los premios de de la IV edición son otorgados de la siguiente manera:

Medio enfocado:
Eldiario.es
Contexto (CTXT)
Público
Medio desenfocado:
El País
Intereconomía
Ok Diario
 Programa enfocado:
Carne Cruda
El Intermedio
Salvados
 Programa desenfocado:
El Hormiguero
Es La Mañana
Herrera en la COPE
 Periodista enfocado:
Ignacio Escolar
Javier Gallego
Jordi Évole
 Periodista desenfocado:
Antonio García Ferreras
Eduardo Inda
Francisco Marhuenda
 Periodista enfocada:
Ana Pardo de Vera
Cristina Fallarás
Cristina Pardo
Periodista desenfocada:
Isabel San Sebastián
Mariló Montero
Victoria Prego
CATEGORÍA ESPECIAL.
Fotoperiodista hombre:
Gervasio Sánchez
Jesús Blasco de Avellaneda
Manu Brabo
CATEGORÍA ESPECIAL.
Fotoperiodista mujer:
Anna Surinyach
Cristina García Rodero
Maysun
Gala de entrega

Los premios serán entregados el 26 de abril –a las 20h, en una gala que se celebrará en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Será entonces cuando se desvele quién merece la “Lupa especial del Público” por cada una de las categorías. Un reconocimiento espacial a quienes recibieron más votos.

La gala será presentada por los actores Carmen Mayordomo y Manuel De. El fin de fiesta correrá a cargo de la Solfónica.

Vigilancia ciudadana sobre la labor periodística

La finalidad de los premios es promover el deber ciudadano de vigilar el ejercicio periodístico para asegurar que el derecho a la información es garantizado. promovidos por la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España y los grupos de investigación ‘Desarrollo Social y Paz’ de la Universitat Jaume I de Castellón; y  ‘Comunicación y cambio social’  de la Universidad Carlos III de Madrid y la Asociación Cómo lo Cuento.

Medios y periodistas nominados/as en la IV Edición de los Premios Enfoque

logonominados

Más allá de los y las finalistas de los Premios Enfoque (que son a quienes en estos momentos está votando la ciudadanía a través de esta encuesta), esta iniciativa reconoce el trabajo de todas las personas y medios de comunicación que han sido nombrados en la primera parte del proceso.

Recordamos que la metodología de los Premios Enfoque se basa en dos partes bien diferenciadas:
1ª fase) Encuesta a profesionales de la comunicación.
2ª fase) Votación abierta a la ciudadanía. Disponible hasta el 7 de abril de 2017.

En la IV Edición de los Premios, cerca de 300 profesionales de la comunicación (academia, medios de comunicación y movimientos sociales) han contestado a la encuesta cerrada. Los resultados han sido muchos y dispares. Del total, únicamente quienes recibieron diez votos o más pasaron a la votación abierta ciudadana.

En el siguiente listado puedes consultar el nombre de periodistas y medios, por orden alfabético, que han sido nombrados por en la primera etapa del proceso por profesionales de la comunicación y del periodismo.

? QUIERO VER EL LISTADO COMPLETO DE NOMINADOS/AS

El hecho de aparecer ya en esa primera etapa da cuenta de su trabajo (enfocado o desenfocado) y así debe ser reconocido.

También te puede interesar la descripción de la metodología de los Premios, el artículo que detalla el porqué de la metodología y la existencia de división premios enfoque/desenfoque o éste que argumenta la necesidad de diferenciar la categoría de periodistas en hombres y mujeres.

Para cualquier duda o sugerencia, contacta con nosotras a premiosenfoque@gmail.com

La transparencia en la información parlamentaria

Por Samanta Rioseras. “El periodismo local es una especialización en sí misma. Debemos poner en valor el periodismo próximo, de cercanía, el del territorio. Y, para ello, es imprescindible conocer las instituciones”. Así inició la presidenta de la Asociación de la Prensa de Burgos y presidenta del Colegio de Periodistas de Castilla y León, Mar González, la jornada –taller ‘Parlamento y Periodistas’ que se celebró en las Cortes de Castilla y León el pasado 1 de marzo.

Para los periodistas resulta esencial conocer las instituciones sobre las que informan a la ciudadanía, su funcionamiento y los recursos que se ponen a su disposición para acceder a la información. Sin embargo, no siempre es una tarea fácil tanto por el oscurantismo de algunos organismos como por la escasa difusión que se da a las herramientas que crean ellos mismos para permitir seguir (y, en cierto modo, controlar) su actividad. Por eso es importante que la Administración abra sus puertas como lo hicieron las Cortes de Castilla y León, aunque no es suficiente. De hecho, así lo reconoció la presidenta, Silvia Clemente, quien adelantó que la web del Parlamento regional “está en revisión para dar cabida a más información y ampliar las opciones de participación”. Concretamente, hizo alusión a la publicación de las agendas de quienes ocupan cargos públicos y a la necesidad de difundir los canales de comunicación que ya existen como “las grabaciones de los plenos y comisiones porque tienen muy pocas visualizaciones. Es una tarea pendiente”, dijo.

IMG_20170301_075703

Durante la sesión se impartieron tres conferencias que arrancaron con la intervención de dos letrados de las Cortes: Carlos Ortega y Edmundo Matía. Ambos respondieron a las preguntas de los asistentes sobre el trabajo interno y externo de la Cámara. Hicieron especial hincapié, por petición de los presentes, en las opciones que existen para modificar el reglamento para mejorar diversos procedimientos. Algo que, a su juicio, no es prioritario en la mayoría de los casos porque es mucho más rápido llegar a acuerdos entre los grupos parlamentarios. En este sentido citaron el caso de las comisiones de investigación. “No podían grabarse, pero se propuso y nadie se opuso”. Menos concisos se mostraron al ser cuestionados por la paralización de estas comisiones cuando se inicia el proceso jurídico. “Es un argumento político”, se limitaron a contestar. Una declaración que no les creará problemas en su trabajo, pero que deja claro su oposición a este planteamiento porque impide dirimir responsabilidades políticas.

La jornada, que llevaba sin celebrarse desde 2007 (la anterior fue en 2003), también incluyó una ponencia sobre las Instituciones Propias de Castilla y León (Procurador del Común, Consejo Consultivo, Consejo de Cuentas y Consejo Económico y Social) impartida por la secretaria general de Instituciones Propias Mª Jesús Pascual. Aunque muy didáctica, los datos ofrecidos eran muy cuestionables. Especialmente los económicos, pues se aseguró que las citadas instituciones tienen un coste de 10 millones de euros (sin especificar si se trataba únicamente del presupuesto de funcionamiento) y una plantilla de 164 personas.

Especial mención merece la última ponencia en la que Mª Victoria Juliá, jefa de Servicio; y Paloma Vaquero, jefa de sección del Archivo, enseñaron a usar correctamente diversas herramientas como el buscador del diario de sesiones, los boletines, la hemeroteca, el archivo o la Red Parlamenta.

La opinión de los procuradores sobre el tratamiento informativo de las Cortes

Los portavoces de los grupos parlamentarios (a excepción del Mixto, que no acudió a la cita) pusieron el colofón a la jornada con una mesa debate moderada por el periodista de RTVCyL Juan Manuel Pérez. Dejando a un lado los respetuosos ataques que intercambiaron a cuatro bandas Ángel Ibáñez (PP), Pablo Fernández (Podemos), Luis Fuentes (C’s) y Virginia Barcones (PSOE); sus intervenciones resultaron especialmente interesantes por sus alusiones al trabajo periodístico y su concepción de los medios de comunicación.

Mientras Fernández y Fuentes destacaron la importancia de las redes sociales para hacer llegar sus mensajes a la ciudadanía tal y como el partido quería que fuese descodificados; Ibáñez y Bracones se refirieron a los periódicos, televisiones y radios como “vehículos”. Un sustantivo que, unido a sus discursos, deja ver su concepción de los medios de comunicación: simples correas de transmisión, plataformas en las que reproducir sus declaraciones.

Nada más lejos de la realidad, pues la tarea del periodista es, precisamente, interpretar (que no opinar), contextualizar y contrastar las intervenciones de los procuradores. También sus silencios. Y, en este caso, los silencios de Fernández y Fuentes (unidos a la potenciación del uso de las redes sociales y canales de comunicación propios) desvelan su recelo ante su presencia en los medios de comunicación.

Y, aunque la jornada exigía guardar las formas (tal y como se hizo) al tratarse de una vía de acercamiento entre políticos y periodistas; lo cierto es que se pasaron de frenada y les sobraron elogios porque no fueron sinceros. Todos coincidieron en apuntar la importancia del trabajo de los periodistas, su carácter de servicio social y la magnífica cobertura que hacían de sus intervenciones. Comentarios que, en la sala, se recibieron con sorpresa porque todos, absolutamente todos, los responsables de los grupos parlamentarios han telefoneado en más de una ocasión a las cúpulas de los medios de comunicación regionales para quejarse por el tratamiento informativo.

Las instituciones deben ser más transparentes, sí, pero también la relación con los periodistas.

Batallar contra la desinformación y el sensacionalismo

Por Red Acoge. Los medios de comunicación siguen siendo para mucha gente, la única fuente de información por cuál adquieren sus conocimientos, forman sus opiniones y descubren otras realidades. Desgraciadamente, en estos momentos presenciamos  discursos racistas y xenófobos en todas las esferas de la sociedad, en el discurso político, en las redes sociales, en el bar de la esquina y por supuesto, en los medios.

De esta realidad surgen iniciativas como Inmigracionalismo. Surge en el año 2014 y como de su nombre se desprende,  viene de la suma de palabras inmigración y sensacionalismo que es justo el tipo de información que se recogían en las  noticias. Una falta total de objetividad, de contexto, de lenguaje adecuado. Los medios de comunicación abusan de palabras bélicas al escribir noticias sobre personas extranjeras estos adjetivos construyen poco a poco un imaginario colectivo que ahora Inmigracionalismo está intentando desterrar.

No es una tarea fácil, en estos 3 años y con más de 3.500 noticias analizadas vemos cómo se sigue criminalizando a las personas inmigrantes bajo el calificativo de  “ilegales”, no hay término peor aplicado, pero sin embargo, del que mejor visualiza la imagen peyorativa de personas inmigrantes. ¿Cómo vamos a trabajar para la integración si ya tienen la etiqueta de ilegales?

El desconocimiento en algunos casos y la xenofobia pura y dura en otros, se ha materializado en que encontremos más del 50% de las noticias con una atención injustificada a la nacionalidad. Los rumanos roban, los colombianos tienen reyertas entre clanes y los moros de Marruecos no se integran. Ahí van dejando las semillas del racismo que luego se repiten en la calle. Lo he oído en la radio, el periódico dice… y el estereotipo, el prejuicio, el miedo y la aversión  ya está creada. En el análisis de los motivos, hay que tener en cuenta la precariedad en el sector de los medios, recortes de personal, falta de tiempo para formarse, imposibilidad de contrastar las fuentes, etc un análisis realizado por el propio sector, producto del focus goup realizado en el marco del proyecto.

En los casos que  hemos detectado Inmigracionalismo  se lo hemos hecho saber al profesional, y hemos ofrecido ayuda sobre todo a aquellos profesionales que desconocen términos y que abusan de fuentes gubernamentales.  Hemos escrito más de 200 mails alertando de los errores, ofreciéndonos a mejorar el tratamiento en las noticias y a trabajar juntos. Hemos enviado historias de personas inmigrantes para que amplíen su visión y  puedan aportar una visión más acorde a la realidad.

Estos años no han sido en balde, estamos cerca del que el  término ”inmigrante ilegal” comience a desaparecer de los medios. Hemos conseguido que términos belicistas como “asalto masivo” se utilice con menos frecuencia y que el contexto nos acerque la realidad. Esto se traduce en una opinión pública bien informada y crítica con las noticias de inmigración.

Nuestro siguiente paso es dar la oportunidad a esa opinión pública para que ellos y ellas mismos luchen contra el Inmigracionalismo, es decir, detecten las noticias mal contadas, los titulares sensacionalistas y el enfoque claramente xenófobo y racista reclamen al medio y a los y las periodistas, medidas y acciones para tener un periodismo justo. No todo vale, la pasividad de los medios permite que florezca un discurso de odio que afecta a la convivencia y cohesión social. Combatir la desinformación y el desconocimiento es algo intrínseco al PERIODISMO, aunque a veces haya que recordárselo.

Antonio Calvo: “El periodista no puede saber de todo, nos pagan por hacer las preguntas oportunas a las personas adecuadas”

Por Samanta Rioseras. Los periodistas deben estar al día de los temas sobre los que escriben, pero no pueden ser expertos de cada una de las materias sobre las que informan. Especialmente en el Periodismo Científico, donde cada una de sus microesepecializaciones son una carrera científica en sí misma. “El periodista no puede saber de todo, tenemos un océano de conocimientos con un milímetro de profundidad y los científicos al revés. Nos pagan por hacer las preguntas oportunas a las personas adecuada”, indicó el pasado 11 de febrero Antonio Calvo, presidente de la Asociación Española de Comunicación Científica, en la Escuela de Periodismo Manuel Martín Ferrand. Motivo por el que se atrevió a asegurar que, en ocasiones, tiene mucho valor una buena agenda que una extensa bibliografía. Pero no vale con tener los contactos, hay que saber elegirlos y jerarquizarlos y, sobre todo, no situarlos al mismo nivel si no lo tienen. Lo dejó bien claro con la farsa de la homeopatía: “No podemos preguntar a un médico y a un homeópata sobre el tratamiento de una enfermedad y darles la misma autoridad creyéndonos que con eso ya hemos contrastado la información. El homeópata no es una fuente autorizada”.

Calvo sostuvo que “un periodista científico debe ser, ante todo, periodista”. Y su misión, dijo, debe ser la de dar a conocer lo que pasa en la ciencia para que el ciudadano esté informado y, así, poder incluirlo en el debate social. No es sencillo. En muchas ocasiones se trata de proyectos complejos, incluso inmateriales, sin aplicación práctica inmediata y con una terminología enrevesada. Sin embargo, aseguró, el periodista debe esforzarse en su labor para que la sociedad tenga, al menos, una idea general de lo que está sucediendo. Del mismo modo, debe poner especial énfasis en dar a conocer los avances que se han alcanzado gracias a descubrimientos científicos. Una relación que, en ocasiones, debe esperar años para poder establecerse como sucedió con el Bosón de Higgs (la teoría se enunció en 1969, pero no se confirmó su descubrimiento hasta el 2012).

Este es uno de los motivos por el que el Periodismo Científico “no suele ser un nicho de grandes exclusivas, dejando al margen los temas de política científica en el que se incluirían, por ejemplo, el seguimiento de las cuentas de las instituciones científicas”, comentó la periodista de la Agencia SINC Laura Chaparro. Otro de los motivos es que muchas de las informaciones parten de ensayos científicos que, previamente, son publicados en revistas especializadas de gran prestigio como Nature, Lancet, Science, PNAS o BMJ. “Pero eso no siempre las convierte en noticias ni en verdad absoluta”, matizó, pues incluso estas ediciones que presumen de sus métodos pi review (revisión por pares), también han cometido sus errores como sucedió en 1998 con la difusión de una información falsa que establecía una relación entre las vacunas y el autismo.

img_20170213_163927

Calvo y Chaparro en su intervención | Fuente: Samanta Rioseras

Tanto Calvo como Chaparro reconocieron, como asignaturas pendientes de los periodistas científicos, la necesidad de acercarse al público generalista y hacer más accesibles sus contenidos. Además, ambos coincidieron en la necesidad de concienciar, a través de sus textos, para que cale la idea de que “en Ciencia, al igual que en I+D+I, no se gasta, se invierte”. Aprovechando que su intervención coincidió con el Día de la Niña y la Mujer en la Ciencia, los dos periodistas subrayaron la necesidad de denunciar que la medicina sigue enfocada a los hombres: Desde las personas que componen el muestreo de los ensayos clínicos hasta el paciente tipo para el que se establecen las dosis. “Lo cierto es que en estos casos lo único que podemos hacer es continuar dando la voz de alarma, pero son los investigadores quienes deben incluir a las mujeres en los estudios”.

SOBRE TWITTER

Durante su ponencia, Calvo dedicó unos minutos a hablar sobre las redes sociales, llegando a asegurar que “no hay ninguna fuente de información como Twitter porque cada uno decide a quién seguir”, dijo, aludiendo a que una buena selección puede convertirse en un buen método para filtrar las informaciones que pululan por las redes. “No es posible ser un interesado de la información y no estar en Twitter. ¿Qué si hace daño al Periodismo? Es que lo importante no es la herramienta, es la cabeza. Alguien que se exprese mal en 140 caracteres, también lo hará mal en un texto más largo”.

John Müller: “La lealtad del periodismo debe estar con el ciudadano, no con las marcas ni con las empresas”

Por Samanta Rioseras. Nació y se formó en Chile, pero lleva ligado a medios de comunicación españoles desde 1987. Fue adjunto del director en El Mundo junto a Pedro J. Ramírez. Función que sigue desempeñando, también junto a él, en El Español. Es uno de los mejores periodistas económicos del país y lo suyo, claro, son los números. Pero, eso sí, envueltos en letras porque, dice, los datos no valen nada sin contexto. Así lo contó a Premios Enfoque tras su intervención en la Escuela de Periodismo Martín Ferrand el 4 de febrero.

john_muller

Fuente: El Español

Si hay alguna especialización del periodismo más susceptible de las filtraciones interesadas, es el periodismo económico, ¿cómo se gestiona eso?

Las filtraciones hay que gestionarlas desde dos perspectivas. Por un lado, el periodista debe calibrar bien el origen de esas filtraciones. Yo, por ejemplo, siempre he sospechado mucho de WikiLeaks porque creo que detrás de WikiLeaks suele haber delitos como el hackeo de una base de datos. Siempre hay que pensar si el material que recibes procede de alguien que ha entrado a robar en un despacho, una oficina o un organismo público y qué nos pasaría si la persona que nos filtra esa información es anónima; aunque esto no suele pasar porque normalmente los periodistas saben de dónde viene la información. Por otro lado, hay que valorar que es lo que persigue la gente que ha filtrado la información y si es la fuente original o una interpuesta. El asunto es que con las filtraciones hay que tener mucho cuidado porque siempre hay alguien interesado detrás.

La iniciativa Premios Enfoque reconoce los buenos enfoques periodísticos. ¿Cuál es la manera adecuada de enfocar la información económica para el público generalista?

Tienes que ponerte en la perspectiva del ciudadano; el cliente del periodista es el ciudadano. Esa es la manera de enfocar una información económica. Si hablas de la cuenta de resultados de una empresa, debes tratar de fiarte de los datos y no tanto del discurso con el que la empresa viste los datos. Hay que hacer un análisis de los datos. El periodismo económico es igual que el resto del periodismo; pero como los intereses a los que afecta son muy visibles, quizás el cuestionamiento o el feed back es mucho más rápido. Las empresas, al sentirse afectadas por un contenido, rápidamente reaccionan y tienes un feed back más rápido que en el periodismo político, por ejemplo, porque en él a veces los afectados de una información falsa ni siquiera reaccionan por no mover más el tema. En cambio, en el periodismo económico los intereses son muy visibles y son crematísticos; producen efectos directos sobre el dinero. Notas enseguida el feed back. Eso obliga a hacer un periodismo mucho más riguroso y contrastado. En el periodismo deportivo no ocurre, no se contrasta nada porque si publican una mentira, al hablar sobre una cuestión lúdica parece que no importa. Eso no ha pasado nunca en el periodismo económico.

Una de las cosas que más se ha perdido en la prensa española es ese afán de contrastación. Hay muy buenas iniciativas de fact checking en algunos programas, como en El Objetivo, que tiene una sección específica. Está muy bien, pero solo es una sección cuando debería ser parte del trámite ordinario, debería ser como el respirar.

En el periodismo económico, el dato es el rey. ¿Cómo se le pone cara?

El dato es el rey hasta cierto punto. Yo creo que el contexto es el rey, al análisis es el rey. El dato está muy bien, pero el dato lo produce el INE (Instituto Nacional de Estadística) o un organismo que lo da descontextualizado. El que tiene que poner en contexto el dato de por qué hay inflación o porque no la hay, es el periodista. La noticia no es que el IPC (Índice de Precios de Consumo) sube un 3%, sino por qué.

¿La crisis económica ha sido positiva para el periodismo económico al popularizarse y salir de su propia sección?

Creo que la crisis económica ha sido un desafío para las redacciones y para los periodistas. Hubo que encontrar gente que supiera manejar contenido económico y hubo una gran expansión de la demanda, que ya ha parado. Ha sido un desafío para las redacciones, pero el principal beneficiario ha sido el español medio que ha aprendido economía.

Pero la terminología sigue siendo muy específica…

Es una tensión permanente. Cuando vulgarizas demasiado, el experto se queja y dice que estás corrompiendo su trabajo. El periodista está en medio del experto y el ciudadano. Tiene una lealtad hacia el público para explicarse bien en términos asequibles y, por otro lado, la tensión del experto que siempre te dirá que es un término impreciso. Eso no debe enmascarar a los periodistas que se explican mal y que lo harían mal tanto en materia económica como para contar un suceso o narrar un conflicto político.

img_20170204_113248

Periodistas (de izq. a derecha) John Müller, Luis Ángel de la Viuda y Tom Burn, CEU San Pablo (Madrid) | Fuente: Samanta Rioseras

El que fuera director de The Wall Street Journal, Bernard Kilgore, dijo en 1941: “No escribáis para los banqueros, escribid para sus clientes que son más”.

Así es, por eso decía al principio que nuestra lealtad está con los ciudadanos porque la lealtad del Periodismo debe estar con el ciudadano, no con las marcas, no con las empresas… porque vivimos en democracia y la libertad de prensa se asienta en la democracia. Y porque, en definitiva, la clave es transmitir información fiable para que la gente tome sus decisiones. Si la información es mala, las decisiones serán malas. ¿Qué pasó con las cajas de ahorro? Pues que la información que se tenía era mala porque estaba mediatizada por una relación personal, de amistad o familiar, con el ejecutivo que vendía las preferentes o te colocaba una hipoteca. Bueno, hemos aprendido que esto no es así de sencillo y que no basta con la información de los periódicos, sino que hay que buscar asesoría profesional.

¿Qué opinas de la frase “el periodismo económico es complicado y aburrido”?

No. El periodismo económico es más divertido incluso que el de sucesos. Hay crímenes mucho más espantosos que en los de crónica roja de los periódicos. A mí me parece que el periodismo económico es muy divertido. Creo que es un ámbito humano muy interesante, es un foco de atracción para las pasiones de mucha gente porque no hay nada que fomente más las pasiones que el dinero. El dinero, por un lado, puede fomentar la pasión y la ambición de una manera desbocada; pero, por otro lado, obliga a una toma de posesión racional, salvo en casos patológicos. La gente tiene una actitud racional ante el dinero porque le cuesta mucho ganarlo.

La profesora Rosa del Río dice en su libro ‘Periodismo económico y financiero’ que “la economía es básica para la información, pero la información es la base de la economía”.

Sí, porque nuestro mundo está organizado en torno a mercados que, básicamente, se nutren de información. De hecho, el dinero es una señal informativa. Cuando detectas que hay un flujo de dinero es porque hay mucha gente comprando un determinado producto y descubre que el dinero fluye hacia él. Es una señal comunicativa que te está dando respecto al éxito o atractivo de ese producto o servicio. Sin duda, el mercado sin información no funciona. Los mercados bajo censura son tramposos, no son libres.

La foto de Kevin Carter

Por Pablo Zareceansky. El 26 de marzo de 1993, The New York Times publicó la foto y él ganó el Pulitzer. La opinión pública entendió la foto como una alegoría de lo que sucedía en Sudán: Kong era el problema del hambre y la pobreza, el buitre era el capitalismo y Carter era la indiferencia del resto de la sociedad. La crítica se cernió contra él e intentó justificarse, alegando que el niño estaba muriendo y que la tribu se encontraba a unos 20 metros de él y que el animal esperaba su ración de comida.

1461157626-1176x350_57177efaa45bd

Fotograma film The Bang Bang Club | Fuente: ProjecteFAM

Nadie vio morir a aquel niño y es la propia imagen la que desmiente ese destino trágico, al menos en parte, ya que la criatura de la foto lleva en su mano derecha una pulsera de plástico de la estación de comida de la Organización para las Naciones Unidas (ONU). A Carter lo criticaron por no ayudar al niño y el mundo lo dio por muerto a pesar de que el propio Carter no lo vio morir, sólo disparó la foto y se fue. 18 años después, en el año 2011, un equipo de periodistas viajó al lugar y logró constatar que el pequeño sobrevivió a la hambruna pero que murió cuatro años antes (de «fiebre»).

Pero hay una historia alternativa sobre la fotografía.

El reportero gráfico sudafricano João Silva, quien acompañó a Carter a Sudán, dio una versión diferente de los hechos en una entrevista con el escritor y periodista Akio Fujiwara, que el japonés publicó en su libro Ehagaki ni sareta shōnenEl niño que se convirtió en postal—.

Según Silva, él y Carter viajaron a Sudán con las Naciones Unidas y aterrizaron en la zona sur de Sudán el 11 de marzo de 1993. El personal de Naciones Unidas les dijo que despegarían de nuevo en unos 30 minutos, el tiempo necesario para distribuir la comida, así que deambularon para hacer algunas fotos. Naciones Unidas comenzó a distribuir maíz y las mujeres del poblado salieron de sus chozas de madera hacia el avión. Silva fue a buscar guerrilleros, mientras que Carter no se alejó más que unos pocos metros del avión.

Según Silva, Carter estaba bastante sorprendido, puesto que era la primera vez que veía una situación real de hambruna, por lo que hizo muchas fotos de niños hambrientos. Silva comenzó también a tomar fotografías de niños en el suelo, como llorando, que no se publicaron. Los padres de los niños estaban ocupados recogiendo la comida del avión, por lo que se habían desentendido de momento de los niños. Esta era la situación del niño de la foto hecha por Carter. Un buitre se posó detrás. Para meterlos a ambos en cuadro, Carter se acercó muy despacio para no asustar al buitre, e hizo la foto desde unos 10 metros. Hizo algunas tomas más y el buitre se fue.

Dos fotógrafos españoles que estuvieron en la misma zona por aquellas fechas, José María Arenzana y Luis Davilla, sin conocer la fotografía de Kevin Carter, tomaron una imagen en una situación muy similar. Según narraron en varias ocasiones, era un centro de alimentación, y los buitres acudían por los desperdicios de un estercolero. Le llevaron a él y a Pepe Arenzana a Ayod, donde estuvieron casi todo el tiempo en un centro de alimentación donde acude gente de la zona. En un extremo de ese recinto, se encontraba un estercolero donde tiraban los desperdicios e iba la gente a defecar.

«Como estos niños están tan débiles y desnutridos se les va la cabeza dando la sensación de que están muertos. Como parte de la fauna hay buitres que van a por esos restos. Por eso, si tú coges un teleobjetivo, aplastas la perspectiva con el niño en primer plano y de fondo los buitres y parece que se lo van a comer, pero eso es una absoluta patraña, quizá el animal esté a 20 metros» (Extraído de wikipedia)

Así esta imagen, que forma parte de nuestro imaginario colectivo representa muy bien la idea de la sociedad que permite una realidad de hambruna atroz pero no de una situación real. Ese niño tiene familia y está en su poblado, el buitre no se lo quiere comer. A menos que el buitre, claro está, sea el capitalismo.

Texto escrito por Pablo Zareceansky, en el marco del “Projecte FAM”.
ProjecteFAM es un proyecto de comunicación transmedia sobre el hambre. Un ecosistema narrativo que desarrolla diferentes acciones de comunicación y herramientas web, audiovisuales y periodísticas, dirigidas a audiencias específicas, capaces de lograr incidencia y transformación social en el ámbito del derecho a la alimentación. Publicación original: aquí

FOTOPERIODISMO, categoría especial de la IV Edición

Por Anaclara Padilla. Dicen que una imagen vale más que mil palabras. En ocasiones, basta una fotografía para acercarnos al lugar, para permitirnos ver (y sentir) realidades que, cercanas o lejanas, no acostumbramos a mirar. Y desde los Premios Enfoque sabemos la fuerza periodística que pueden llegar a tener las fotografías.

Como ya sabéis el equipo de los Premios ya está en marcha para sacar adelante su IV Edición . Un trabajo en equipo para el que resultan esenciales todas las propuestas que nos hacéis llegar para hacer unos premios cada vez más abiertos y plurales. Han sido varias las sugerencias recogidas que nos pedían ‘Reconocer el trabajo de los fotoperiodistas’ así como ‘Incluir la categoría de Fotoperiodismo’ en los premios.

Una sugerencia que compartimos plenamente y que hacemos realidad. Queremos seguir con la tarea de ampliar y reconocer sectores invisibilizados dentro de la actividad periodística. Si en la II Edición fue la creación de los galardones por género; en la III Edición la creación de ‘Categoría Especial’, que en aquel momento fue ocupada por los medios del Tercer Sector; ahora le llega el momento a los y las fotoperiodistas. Así, la categoría especial en esta IV Edición será para el Fotoperiodismo.

camera

Profesionales que, desde detrás de la cámara, se convierten en nuestros ojos en lugares o ante situaciones que de otro modo no conoceríamos; que comparten este idioma común, de las imágenes, y esa mirada inquisitiva que nos ayudan a comprender la realidad.

Al igual que ocurre en la categoría de periodistas, la categoría especial de Fotoperiodistas estará separada por hombres y mujeres. La invisibilización del trabajo de las mujeres, dentro del ya de por sí invisibilizado trabajo del Fotoperiodismo, nos lleva a tomar esta decisión con el objetivo de ‘obligarnos’ a pensar en nombres de mujer que, de otra forma, no serían nombradas.

Sin duda, la categoría de Fotoperidismo es una de las principales novedades que trae esta IV Edición de los Premios Enfoque. Pero no será la única. Os invitamos a seguirnos a través de nuestra web, nuestro Twitter y nuestro Facebook para hacer de estos Premios un trabajo de todos y todas.