¡Vamos a por la IV Edición!

iv-edicion-premios-enfoque

Celia Sánchez Maria Sánchez. Llegó el otoño y con él, el momento de comenzar el camino de los Premios Enfoque. El equipo vuelve a la carga para poner en marcha la IV Edición -¡qué rápido pasa el tiempo! -. Regresamos ilusionados, llenos de energía y dispuestos a poner toda la carne en el asador.

Desde la organización queremos agradeceros todo el apoyo que nos habéis brindado durante el recorrido de esta iniciativa. Buena muestra de ello son los casi 9000 votos recibidos en la pasada edición (recordar aquí los premiados/as), que son a su vez un indicador de la necesidad de seguir impulsando iniciativas como esta de reflexión, debate y crítica mediática.

Sugerencias metodológicas para la IV Edición

Asimismo, queremos hacer balance de las sugerencias de mejora que nos hicisteis llegar a través de la votación ciudadana. Vuestras propuestas son extremadamente importantes y tienen un enorme valor para la organización, debido a que consideramos que nuestra iniciativa no está cerrada, sino que se construye diariamente a partir de vuestro feedback y a lo largo de las sucesivas ediciones.

Con vuestra opinión como punto de partida, emprendemos proponiendo alternativas solventes para mejorar la pluralidad en la elección de las distintas categorías (medios, periodistas y secciones/programas enfocados y desenfocados), así como ampliar y reconocer sectores invisibilizados, tal y como hicimos en la II Edición con la creación de galardones por género y en la III con la categoría de medios del tercer sector de comunicación.

Entre las sugerencias analizadas, muchas personas abogasteis por eliminar la distinción de género en la categoría de periodistas (enfocados/as y desenfocados/as). Este punto fue sugerido también en la I Edición e, incluso,es uno de los aspectos que más debate ha generado en el seno del propio equipo. En principio, entendemos que no debe existir una diferenciación entre profesionales que realizan el mismo trabajo. Sin embargo, y basándonos en los resultados de la I Edición, se detectó una enorme invisibilización del trabajo de las mujeres y esta situación nos condujo a adoptar una medida que, por otra parte, es similar a la de otros premios culturales (cine, música, etc.) en la que se contemplan categorías diferenciadas para ambos géneros. No obstante, seguiremos trabajando para lograr una representación equitativa en todos los aspectos. [Redactamos un artículo sobre este tema que puedes leer aquí]

Además, para futuras ediciones y siguiendo vuestros consejos, valoraremos también la posibilidad de premiar secciones o piezas individuales (reportajes, documentales, artículos, etc.); así como la opción de separar las candidaturas por medios (prensa, radio y televisión), evitando, al mismo tiempo, que la metodología favorezca únicamente a medios, periodistas y programas que son a menudo visibilizados por tradicionales medios de comunicación.

Con esta pequeña recapitulación, queremos recordaros que seguimos trabajando intensamente con la intención de pulir cualquier arista metodológica y así proyectar con estos galardones una mirada crítica sobre el panorama mediático español.

Muchas gracias por todas la sugerencias que nos hicisteis llegar y por todo el interés mostrado a lo largo de estos años. Os invitamos a visitar nuestra web, Twitter y Facebook para conocer nuestros próximos pasos y seguir alimentando esta iniciativa tan necesaria para el buen ejercicio periodístico, que nos concierne a todos.

Nos reencontramos en el camino, ¡Bienvenidos a la IV Edición!

La III Edición de los Premios Enfoque entregó sus galardones

  • Casi 9.000 personas participaron en esta votación ciudadana que reconoce prácticas periodísticas enfocadas y desenfocadas de acuerdo a la defensa de los derechos humanos, la justicia social, y el respeto por las minorías y por el medio ambiente.
  • Este año, los Premios incluyen la categoría especial Tercer Sector, con la que se reconoce y se visibiliza “a medios que trabajan por el derecho a la comunicación de colectivos normalmente ausentes en los grandes medios.
Foto_01_logocolor

Premiados y nomidados a los Premios Enfoque. Imagen Carmen Álvarez

25 de febrero de 2016. Desde la defensa de la información como derecho humano, los Premios Enfoque fomentan la vigilancia ciudadana sobre el ejercicio periodístico. Los premios reconocen el trabajo de tres profesionales en cada categoría con el fin de destacar prácticas periodísticas colectivas.

MEDIO ENFOCADO:
Eldiario.es
La Marea
Pikara Magazine

MEDIO DESENFOCADO
13 TV
Intereconomía
La Razón

PROGRAMA ENFOCADO
Carne Cruda
El Intermedio
Salvados

PROGRAMA DESENFOCADO
El Cascabel al Gato
El Gato al Agua
Informativos TVE

PERIODISTA MUJER ENFOCADA
Ana Pastor
Olga Rodríguez
Pepa Bueno

PERIODISTA MUJER DESENFOCADA
Curri Valenzuela
Isabel San Sebastián
Mariló Montero

PERIODISTA HOMBRE ENFOCADO
Ignacio Escolar
Iñaki Gabilondo
Jordi Évole

PERIODISTA HOMBRE DESENFOCADO
Eduardo Inda
Federico Jiménez Losantos
Francisco Marhuenda

CATEGORÍA ESPECIAL: MEDIO DEL TERCER SECTOR
La Marea
Pikara Magazine
Periodismo Humano

Los medios, programas y periodistas con mayor número de votos en cada categoría recibieron la Lupa Especial del Público.

MEDIO ENFOCADO:
Eldiario.es

MEDIO DESENFOCADO
La Razón

PROGRAMA ENFOCADO
Salvados

PROGRAMA DESENFOCADO
El Gato al Agua

PERIODISTA MUJER ENFOCADA
Olga Rodríguez

PERIODISTA MUJER DESENFOCADA      Mariló Montero

PERIODISTA HOMBRE ENFOCADO
Jordi Évole

PERIODISTA HOMBRE DESENFOCADO
Federico Jiménez Losantos

CATEGORÍA ESPECIAL: MEDIO DEL TERCER SECTOR
La Marea

Ver la gala completa

Premios Enfoque

Estos Premios parten de la defensa de la información como un derecho humano y la necesaria vigilancia ciudadana sobre el ejercicio periodístico y su función social del periodismo -concretada en el respeto y la promoción de los Derechos Humanos y los ideales de justicia social, de género y ambiental-. Los galardones reconocen prácticas adecuadas a esa función (enfocadas) o mejorables (desenfocadas). Quien otorga los premios es la ciudadanía y quien facilita el proceso un equipo de profesionales y estudiantes con el respaldo de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, la Universidad Carlos III de Madrid y la Universidad Jaume I de Castellón.

Clica aquí si quieres recordar los/as nomidados y finalistas a la III Edición de los Premios.

Más información: 695 940 370 premiosenfoque@gmail.com

Infolibre, elegido por la ciudadanía como ganador de la “Categoría especial Medio del Tercer Sector”, cede su premio

“No sería justo aceptar un premio que no nos corresponde puesto que no somos realmente un medio del Tercer Sector”. Manuel Rico, director de InfoLibre, ha manifestado su agradecimiento a la ciudadanía por haber elegido al medio como merecedor de este galardón, pero considera que no les corresponde a ellos, sino a medios que realmente son del Tercer Sector. infoLibre está editado por una sociedad limitada, aunque es cierto que los ciudadanos pueden participar en su capital a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.

Además, Rico ha pedido que conste su reconocimiento expreso a los periodistas que, en tiempos tan difíciles para la profesión, trabajan en medios del Tercer Sector y su felicitación a los premiados y a los organizadores de los Premios Enfoque.

Nuevo ganador

En la primera etapa de la III Edición de Premios Enfoque, en la que profesionales de la comunicación sugirieron nombres que merecen estos galardones, infoLibre apareció en la lista de medios nominados a la Categoría Especial-Medio del Tercer Sector. Aunque no se trata exactamente de un medio que pertenezca a ese sector, el equipo de los Premios Enfoque decidió no intervenir en el proceso, ser fiel a las encuestas y respetar los resultados. Finalmente, en la segunda etapa, la ciudadanía eligió a infoLibre como merecedor de este galardón y así lo comunicamos al hacer público el resultado.

La cesión de su premio, hace que pase a la siguiente opción en número de votos, que es Periodismo Humano. De esta manera, los ganadores de esta categoría son: La Marea, Periodismo Humano y Píkara Magazine.

Desde el equipo de los Premios Enfoque agradecemos la honestidad de infoLibre por ceder su galardón. Su gesto demuestra su ética, su compromiso con el periodismo y su respeto por los y las profesionales trabajan en otros medios.

 ¿Por qué una categoría para medios del Tercer Sector?

La inclusión de esta categoría responde a una demanda que la ciudadanía nos hizo el año pasado. Consideramos muy interesante incluirla puesto que en ediciones anteriores estos medios estaban prácticamente ausentes en las propuestas que nos llegaban en la primera etapa. Quisimos así, reconocer y visibilizar a medios que están liderados por organizaciones sin ánimo de lucro, movimientos sociales, cooperativas y asociaciones ciudadanas que trabajan por el cambio social y, en especial, por derecho a la comunicación de colectivos normalmente ausentes en los grandes medios.

El hecho de que apareciera en este listado infoLibre responde al muy probable desconocimiento sobre este tipo de medios. Un desconocimiento que se debe en gran medida a la inexistencia de una ley que los ampare y la consecuente situación de desigualdad con respecto a los medios públicos o privados.

 

Resultados III Edición Premios Enfoque

¡Estamos de enhorabuena! La III Edición de los Premios Enfoque cierra la votación abierta a la ciudadanía con un total de casi 9.000 votos (8.972 concretamente), aumentando un 50% la participación respecto a la edición anterior.

Merecen estos galardornes:

MEDIO ENFOCADO

MEDIO DESENFOCADO

PROGRAMA ENFOCADO

PROGRAMA DESENFOCADO

PERIODISTA MUJER ENFOCADA

PERIODISTA HOMBRE ENFOCADO

PERIODISTA MUJER DESENFOCADA

PERIODISTA HOMBRE DESENFOCADO

CATEGORÍA ESPECIAL: MEDIO DEL TERCER SECTOR

La gala de los Premios Enfoque será el próximo miércoles, 24 de febrero, en el Círculo de Bellas Artes (Madrid). En la gala se hará entrega de la Lupa del público al ganador/a de cada categoría que haya recibido más votos.

Las personas que formamos parte del equipo de los Premios agradecemos la participación y difusión de la votación de toda la ciudadanía. Puedes ver aquí los premiados en la I Edición (2013) y la II Edición (2014)

Para cualquier sugerencia y duda respecto a los premios, puedes escribirnos a premiosenfoque@gmail.com o en la sección contacta con nosotros.

¿Es discriminatorio tener categorías diferenciadas para hombres y mujeres?

La respuesta a esta pregunta, en principio, es sí. No tiene sentido tener una categoría diferenciada entre profesionales con iguales capacidades. Hasta aquí estamos totalmente de acuerdo. ¿Qué ocurre, sin embargo, si el sistema discrimina a las mujeres, invisibiliza su trabajo y las relega a un segundo plano? Entonces, es necesario tomar alguna medida que denuncie esta situación.

En la primera edición de los Premios Enfoque, siguiendo su metodología habitual, pedimos a profesionales de la comunicación (periodismo, academia y comunicadores de movimientos sociales) que nombraran periodistas enfocados y desenfocados, sin especificar que fueran hombres y mujeres. El resultado fue que ninguna mujer –ni enfocada, ni desenfocada– fue señalada. ¿Cómo es posible que contando con tantas profesionales, ninguna de ellas apareciera en el pensamiento colectivo a la hora de reflexionar sobre el ejercicio periodístico?

Ante tal situación, pensamos que una manera de romper con esa invisibilización era contemplar una categoría para hombres y otras para mujeres. El optar por esta medida ha supuesto múltiples discusiones en el equipo con muchos matices, propuestas, idas y venidas. Sabemos que esta opción es mejorable y por eso agradecemos las sugerencias que en este sentido están enviándonos las personas que están participando en la votación. La esencia de estos Premios es, precisamente, la participación ciudadana y su revisión constante para garantizar que alcanzamos la propuesta más adecuada posible.

Un sistema profundamente discriminatorio

Algunas mujeres periodistas nos han llamado la atención porque consideran que la diferenciación de categorías es profundamente discriminatoria; seguramente, tal como decíamos al inicio del artículo, no les falta razón. Otras, sin embargo, nos han felicitado porque, la división entre una categoría y otra, ha obligado a pensar en el trabajo de algunas mujeres que, de otra forma, habría sido muy difícil que fueran nombradas.

El sistema en el que vivimos es profundamente patriarcal como patriarcal es el mundo periodístico. El 70% de profesionales son mujeres y, sin embargo, su presencia en las direcciones de los medios es prácticamente inexistente. A eso hay que añadir la no menos importante presencia masculina en las columnas de opinión, tertulias y espacios de debate. La inexistencia de mujeres en muchos de estos espacios es absolutamente escandalosa; como escandalosa es la invisibilización de su trabajo que tal situación genera.

Tomar medidas de este tipo siempre es complejo. Optar por unas u otras conlleva matices y aristas que generan dudas e interrogantes. La duda, sin embargo, siempre es positiva porque es lo que nos obliga a seguir cuestionándonos y avanzar. Por eso, tomamos nota de todas las sugerencias que nos estáis haciendo llegar para poder llegar a propuestas cuya respuesta a la pregunta ¿son discriminatorias? sea NO.

*Escrito por el equipo de los Premios Enfoque.

redacción

Abierta la votación ciudadana para los Premios Enfoque

Ya tenemos finalistas para la III Edición de los Premios Enfoque; ahora es el turno de la ciudadanía que decidirá quién merece estos galardones.

Más de 200 profesionales de la comunicación y la información han sugerido nombres de medios, programas/espacios y periodistas que merecen ser finalistas de estos Premios. Ahora se inicia la segunda etapa de estos galardones en la que se pasa el testigo a la ciudadanía que decidirá quién merece ganarlos. La votación puede realizarse a través de este enlace hasta el 9 de febrero:  https://www.survio.com/survey/d/premiosdeperiodismo

BANNER 1

Los Premios Enfoque nacen de la necesidad de fomentar la vigilancia ciudadana sobre el ejercio periodístico y de la defensa de la información como derecho humano. De carácter simbólico, reconocen a medios, programas/espacios y periodistas enfocados y desenfocados de acuerdo al respeto de los derechos humanos y las minorías, la equidad de género y el cuidado del medio ambiente.

Rosebell Kagumire, periodista ugandesa: “Estamos lejos de conseguir un retrato justo sobre la complejidad de los países africanos”

Quisimos que nos hablaran de África y sus imágenes en los medios occidentales desde el propio continente. Contactamos con la periodista ugandesa Rosebell Kagumire que aceptó cordialmente y nos envió este vídeo. Especializada en comunicación multimedia y estrategias digitales, cuenta con una larga experiencia en la defensa de los derechos de las mujeres, migración, paz y seguridad en África.

Para Kagumire, ahora más que nunca las narraciones sobre las realidades del continente no pertenecen a los periodistas occidentales porque la población africana tiene la capacidad  de responder cuando los medios no juegan limpio.

 

PDLI: una plataforma para defender el derecho a la información

Son periodistas, investigadores, asociaciones de consumidores, profesores, medios de comunicación… personas y organizaciones que defienden el derecho a la información como elemento esencial en cualquier sistema democrático.

La Plataforma en Defensa de la Libertad de Información surgió como consecuencia de leyes aprobadas recientemente que limitan la libertad de información. Algunas de las personas que forman parte de esta iniciativa, explican sus objetivos en este vídeo.

Un periodismo desenfocado por la precariedad

Por Miguel Ángel Moreno. Los periodistas formamos parte de una profesión particularmente autocrítica, acostumbrada a los análisis demoledores sobre el oficio. Esta costumbre no es óbice para reconocer que en muchas ocasiones los problemas se inscriben en dinámicas que están más allá del deber ser de la profesión o que son mucho más prosaicas que los debates bizantinos sobre la objetividad o subjetividad de los reporteros.

Tener un periodismo enfocado, una información que ponga el acento sobre la lucha contra las desigualdades, que persiga el cambio social y ofrezca modelos alternativos de convivencia con un perfil igualitario y ecologista no es solo una cuestión de voluntad, aunque esta sea primordial. También requiere una estabilidad laboral, una cierta tranquilidad profesional y un relativo apoyo de los superiores directos para no convertirse en un ejercicio de voluntarismo o en una segunda ocupación clandestina que emerja después de que el profesional haya desempeñado las labores encomendadas.

Obviar, por lo tanto, las condiciones laborales de los periodistas –como las de los comunicadores del Tercer Sector o los promotores de los medios comunitarios– es hurtar al debate una de las aristas de la situación, ponerse una venda en los ojos que presuponga que el profesional de la comunicación está aislado de las condiciones personales y profesionales que obligan y afectan a toda persona que se dedica a un oficio.

El Informe Anual de la Profesión Periodística que edita la Asociación de la Prensa de Madrid muestra cada año cómo la profesión de periodista se ha ido degradando y añade detalles no solo cuantitativos en cuanto a despidos y descensos en las remuneraciones de los profesionales, sino también incluye algunas valoraciones cualitativas en las que los reporteros y reporteras indican cómo su ambiente de trabajo ha empeorado y cómo se han ido incrementando las presiones que reciben.

Así, en el último Informe, presentado el pasado 16 de diciembre, se muestra cómo entre 2008 y 2015 han sido despedidos de sus puestos de trabajo 12.200 periodistas. La mayoría de ellos, pertenecientes a las plantillas de las televisiones, que acumulan un total de 4.459 despidos; seguidos por los diarios, las empresas y los grupos de comunicación. Esta tendencia se ha ralentizado afortunadamente en el último año, en el que la APM contabilizó solo 246 despidos, frente a la media de unos 2.500 por año en los dos últimos (2013 y 2014).

En los últimos años la retribución del periodista ha bajado de media un 17%, y lo que es más importante dentro de las consideraciones de la APM, en los medios de nuestro país conviven dos escalas de profesionales distintas, a veces en la misma compañía: los que están sujetos a un convenio colectivo más antiguo y los que pertenecen a los más recientes, en los que entre otros asuntos se están recogiendo consideraciones como que todos los días de la semana sean idénticos a nivel laboral, lo que hace desaparecer la compensación por día festivo a aquellos profesionales que por lo específico de su sección tienen que trabajar en fin de semana.

Todo esto sin contar una tercera escala, que no aparece reflejada en el estudio pero es tan real como las dos primeras: la que forman los becarios desprotegidos que acumulan supuestos convenios de formación y a la que se agregan los periodistas autónomos que ejercen como colaboradores, un formato de trabajo cada vez más extendido.

Forges1.jpg

Atomización y presiones

El escenario a futuro que encuentra la APM en su encuesta es el de un periodista que necesariamente tendrá que ser autónomo, ya que el 65% de los encuestados están “convencidos” de que el futuro del periodismo pasa por trabajar por cuenta propia; una condición que incluye ya al 25% de los trabajadores de este oficio, según la asociación periodística madrileña. Este dato, que no tendría que dar pie a ninguna conclusión concreta por sí solo, se explica mejor si se incluyen dos matices: el 22% de estos autónomos son colaboradores de una sola empresa y otro 22% están integrados en la estructura de una organización, lo que nos ofrece un 44% de los periodistas por cuenta propia que no son otra cosa que ‘falsos autónomos’, profesionales que no son contratados por un medio pero que ‘de facto’ forman parte de él, salvo para lo tocante a la protección laboral que debería brindarles la empresa para la que trabajan.

Esta falta de apoyo de una empresa y la incertidumbre sobre su perspectiva laboral al depender solo de una organización es la que hace a los periodistas autónomos los más vulnerables a las presiones externas. Un 48,9% de los periodistas autónomos aseguran que han recibido presiones en “múltiples, varias o alguna ocasión” (en una suma agregada de las tres respuestas) y tan solo un 22,2% dice no haberlas recibido nunca. En cuanto a su reacción, un 80,1% reconoce que ceden a estas presiones, frente a un 75,7% en el caso de los profesionales por cuenta ajena. El dato es profundamente desalentador.

Las presiones que reciben los periodistas –autónomos o integrados en una empresa- provienen de poderes políticos y económicos por igual y tienen diferentes procedencias en función de la condición laboral del reportero o reportera. Para los contratados las instancias políticas son las principales fuentes de presión (44,1%), mientras que para los autónomos es más agresiva la presión de los anunciantes del medio (28,5%).

Los datos de presiones nos llevan a no hacernos trampas al solitario: los periodistas contratados tampoco están protegidos contra las influencias de los poderosos. Y ni siquiera contemplan un horizonte laboral más halagüeño, ya que un 87,5% revelan cambios en los niveles salariales y un 69,1% en sus condiciones laborales. Tan solo un 22,2% de los contratados aseguran estar exentos de situaciones como los Expedientes de Regulación de Empleo –sean estos temporales, laborales o reducciones de personal sin la figura jurídica del ERE– y el 84,7% de los periodistas asalariados aseguran que los cambios han sido negativos.

Las afirmaciones acerca de cómo han afectado estos cambios a su trabajo dibujan bien la situación del periodismo actual. Los informadores e informadoras realizan “más funciones que antes” (un 56% lo afirma) con “menos medios económicos” (54%) y “menos ayuda” (50,7%). Tienen “menos tiempo” para realizar correctamente su trabajo (42,9%) aunque trabajan “más horas que antes” (37,6%); y lo que es más importante, afirman que tienen “menos libertad” como profesionales (25,4%).

Los nuevos medios y sus dificultades

La explosión de las nuevas tecnologías y la llegada de Internet como un soporte fácil y barato para llegar a las audiencias han provocado una explosión de nuevos medios indudable. La APM ha intentado censar estas nuevas expresiones periodísticas y ha encontrado 579 nuevos medios lanzados entre 2008 y 2015, de los cuales aseguran que continúan activos 458.

La misma asociación hace un ejercicio de realismo encomiable al constatar que estos nuevos medios fueron “impulsados por esta crisis, como consecuencia de la pérdida del puesto de trabajo o por la imposibilidad de acceder a un empleo”. Y recuerda que “profesionales experimentados y recién licenciados se vieron obligados a desarrollar una labor como emprendedores en la que no tenían experiencia ni conocimientos”.

Es por esto que los resultados de los nuevos medios lanzados por periodistas son todavía muy tibios en cuanto a una mínima rentabilidad económica que los haga viables en el futuro. Un tercio de ellos (34,1%) no superaba hasta 2014 los 25.000 euros anuales de ingresos y un 15,9% reconocían no tener ingresos. En cuanto a plantillas, un 18,4% de los nuevos medios encuestados por la APM respondía estar “sin plantilla” y un 38,8% afirmaba que empleaba entre uno y tres profesionales. La clave está en los modelos de financiación, ya que el 58,8% (suma agregada) se financia con distintas variantes de la publicidad, mientras que tan solo un 11,7% ha podido utilizar microfinanciación o aportaciones de promotores.

Así las cosas, es bastante difícil consolidar propuestas alternativas que intenten enfocar hacia un periodismo responsable con los derechos humanos, que requieren esfuerzo, tiempo y cierta capacidad de resistencia a las presiones para llevar a cabo una cobertura continuada y de calidad. Sin ánimo de convertir este texto en una elegía periodística, conviene plantearse que el carácter profundamente vocacional de la comunicación tiene que estar equilibrado con la realidad palmaria de la supervivencia económica.

Un periodismo enfocado necesita de cierta profesionalización –imprescindible aunque no excluyente a otras formas de comunicación– si quiere tener vigilantes que dispongan de todo su tiempo, energía y recursos para observar el poder y retratar sus excesos. Prescindir de los reporteros y reporteras, o precarizarlos hasta el punto de convertir el reporterismo en una afición, no provoca sino el fortalecimiento de quienes quieren que las desigualdades permanezcan ocultas.

Miguel Ángel Moreno trabaja como periodista freelance.

Pensar y practicar la Comunicación en el Tercer Sector…. en tiempos de aniquilación del Tercer Sector

Por Víctor Marí. Puede sonar paradójico, pero el título apunta a la dura realidad que se vive actualmente en el Tercer Sector (TS). Una de las etapas de mayor creatividad y de más experiencias interesantes en el campo de la comunicación del TS se produce en un momento histórico en el que desde muchos frentes se está haciendo todo lo posible por aniquilarlo. Como dice el refrán, “entre todos la mataron y ella sola se murió”. Aunque, en este caso, la calidad humana y profesional de tantas personas y organizaciones del Tercer Sector hace que se esté aplazando el fatídico momento del fin.

El pensador portugués Sousa Santos plantea que vivimos en un contexto de fascismo social. El capitalismo produce excluidos sociales frente a quienes el propio sistema social dominante no tiene ni el pudor de plantear parches de emergencia. La respuesta tacaña e inmoral de Europa ante los refugiados sirios es solo uno de los muchos ejemplos que podrían ponerse en los que se materializa este fascismo social. Al tiempo, el recorte drástico de subvenciones a la cooperación y al Tercer Sector Social ha obligado a echar el cierre a muchas organizaciones, y a sobrevivir (no se sabe muchas veces cómo) a los muchos y buenos profesionales que en él trabajan.

En este contexto de situaciones adversas (cuyo análisis de las causas exógenas y endógenas nos llevaría más tiempo y espacio del que tenemos) vemos cómo, paradójicamente, proliferan iniciativas comunicativas que han roto los estrechos límites de una comunicación excesivamente reduccionista, que hasta el momento estaba excesivamente centrada en el impacto en medios y en la construcción de una imagen de marca.

En el año 2011 se podría situar el inicio de este ciclo de creatividad y de efervescencia de una comunicación orientada a la transformación social. En plena ola del movimiento del 15-M se constituye el grupo #Comunicambio en torno al que se reúnen activistas sociales, comunicadores/as, personas del mundo de la academia, estudiantes… ciudadanía en general, interesada y apasionada por impulsar unos procesos comunicativos orientados al cambio social. En este trabajo de confluencia y de dinamización han jugado un papel clave tanto el equipo de comunicación de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España como algunas de las federaciones y coordinadoras autonómicas.

Esta multiplicación de iniciativas comunicativas de nuevo cuño se han visto acompañadas en el campo académico por programas de formación, investigaciones y publicaciones que tienden nuevos puentes entre académicos y activistas interesados por una comunicación transformadora. Valgan como botones de muestra el surgimiento de Commons, Revista de Comunicación y Ciudadanía Digital. El Máster CCCD, el Laboratorio Com-Andalucía de análisis de los medios ciudadanos  o el Congreso e-Comunicambio.

Comunicambio 2015

Congreso Comunicambio 2015, Castellón. Fuente: revistapueblos.org

El momento es propicio, aunque los retos siguen siendo muchos. Ante la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos, pensar en los derechos de la comunicación de la ciudadanía sigue siendo algo que queda muy lejos de las agendas de los políticos. En plena campaña electoral, y a pocos días de las elecciones del 20D, podemos preguntarnos por el papel que ocupan, como tema de debate de los partidos, las políticas para el impulso del Tercer Sector, las políticas de Cooperación al Desarrollo o las políticas públicas de Comunicación. En ninguno de los debates televisivos celebrados hasta la fecha han aparecido estos temas. En una campaña electoral en la que, al menos hasta el momento, parece que ha tenido más importancia para algunos candidatos y miembros del Gobierno aparecer en el Hormiguero o en el programa de Bertín Osborne (¿En tu casa o en la mía?), el diseño de unas políticas públicas de comunicación que den voz a la ciudadanía sigue siendo un reto inaplazable.

En este momento creativo e instituyente, en el que proliferan tantas experiencias comunicativas ciudadanas, interesantes y necesarias a la vez, es prioritario, más que nunca, articular espacios de debate, de investigación y de reflexión, en los que puedan cristalizar mejor los procesos en marcha. Sigue siendo un reto ineludible la necesidad de tender puentes entre el activismo y la academia para aprovechar lo mejor que hay a cada lado, con el objetivo de impulsar procesos de transformación orientados por la justicia social. En ello estamos.

*Víctor Marí es profesor de la Universidad de Cádiz. Investigador Principal del Proyecto del MINECO “Comunicación para el Desarrollo y Cambio Social en España: diseño de indicadores para la medición de su incidencia social” (CSO2014-52005-R)