Medios, educación y confianza

Por María Sande. Hace poco, en un artículo sobre el rol de los medios en la llegada al poder de Trump, Silvia Chocarro hacía referencia a la importancia de la educación y la escuela a la hora de formar ciudadanía capaz de hacer una lectura crítica de los medios.

Y es que aunque es cierto que en la escuela aprendemos a leer, no lo es menos que leer “bien” la prensa va más allá  de relacionar las letras para formar palabras: implica separar lo importante de lo accesorio, aprender a buscar contexto y a relativizar, saber descifrar los intereses que pueden existir detrás de una noticia, de su relación con la actualidad, de la oportunidad de su aparición o su silenciamiento en un momento dado…

Todas estas son cosas que en nuestro país apenas nos planteamos a la hora de leer la prensa, escuchar la radio, ver la tele o buscar información en internet. Aunque la confianza en los medios de comunicación tradicionales sigue en claro retroceso en España (solo el 34% confía en la mayoría de noticias publicadas en los medios según un informe de la Universidad de Oxford para el Instituto Reuters), no tenemos el entrenamiento necesario para hacer este ejercicio de lectura crítica.

Ilustración de la Semana de la Prensa y los Medios de Comunicación en la Escuela®, Edición 2017

A una conclusión parecida han debido llegar hace 28 años en Francia, que desde 1999 celebra la Semana de la prensa y los medios de comunicación en la escuela®. Organizada por el CLEMI (que depende del ministerio de la Educación), esta Semana tiene como objetivo ayudar a estudiantes desde preescolar hasta el final del bachillerato, a entender el sistema de medios de comunicación, a entrenar a su pensamiento crítico, desarrollar su gusto por las noticias y forjar su identidad ciudadana.

Durante esta semana, cuya edición de 2017 tuvo lugar del 20 al 25 de marzo, se invita al profesorado de todos los niveles y de todas las disciplinas a participar en actividades de educación cívica que se llevan a cabo en las escuelas, institutos, o en las instalaciones de los propios medios.

Cerca de 1.850 medios de comunicación se inscriben cada año en la operación. Las empresas editoras de periódicos ofrecen más de un millón de periódicos y revistas. A través de una asociación con el Grupo La Poste (la empresa pública de gestión del correo) 43.000 paquetes de periódicos y revistas son distribuidos a las escuelas.

El CLEMI produce también un material de apoyo educativo que se envía gratuitamente a los centros inscritos, y desarrolla numerosas asociaciones con medios de comunicación para promover visitas a los medios de comunicación, debates, talleres de radio en internet, etc… Se trata de crear espacios de encuentro entre estudiantes y periodistas, y de aprender a crear periódicos, programas de radio o revistas en el ámbito escolar.

La edición 2017 tiene como hilo conductor la pregunta “¿De dónde viene la información?“. Las actividades y materiales propuestos se centran en reconocer las fuentes, en identificar la publicidad encubierta, la infoxicación y las teorías del complot, en la práctica del fact-checking y la relación entre concentración de los medios y pluralidad.

Para que la ciudadanía pueda confiar en el sistema de medios juegan factores diversos: la calidad objetiva de los medios de comunicación es principal, y su balance sale mal parado tras varios años de crisis y recortes en las redacciones.

Pero la calidad percibida subjetivamente por la ciudadanía no es menos importante. Y esta percepción depende de nuestra capacidad de hacer una lectura crítica de la información que aparece en los medios… Capacidad que puede crearse, entrenarse y aumentarse desde la escuela, si existe la voluntad.

La transparencia en la información parlamentaria

Por Samanta Rioseras. “El periodismo local es una especialización en sí misma. Debemos poner en valor el periodismo próximo, de cercanía, el del territorio. Y, para ello, es imprescindible conocer las instituciones”. Así inició la presidenta de la Asociación de la Prensa de Burgos y presidenta del Colegio de Periodistas de Castilla y León, Mar González, la jornada –taller ‘Parlamento y Periodistas’ que se celebró en las Cortes de Castilla y León el pasado 1 de marzo.

Para los periodistas resulta esencial conocer las instituciones sobre las que informan a la ciudadanía, su funcionamiento y los recursos que se ponen a su disposición para acceder a la información. Sin embargo, no siempre es una tarea fácil tanto por el oscurantismo de algunos organismos como por la escasa difusión que se da a las herramientas que crean ellos mismos para permitir seguir (y, en cierto modo, controlar) su actividad. Por eso es importante que la Administración abra sus puertas como lo hicieron las Cortes de Castilla y León, aunque no es suficiente. De hecho, así lo reconoció la presidenta, Silvia Clemente, quien adelantó que la web del Parlamento regional “está en revisión para dar cabida a más información y ampliar las opciones de participación”. Concretamente, hizo alusión a la publicación de las agendas de quienes ocupan cargos públicos y a la necesidad de difundir los canales de comunicación que ya existen como “las grabaciones de los plenos y comisiones porque tienen muy pocas visualizaciones. Es una tarea pendiente”, dijo.

IMG_20170301_075703

Durante la sesión se impartieron tres conferencias que arrancaron con la intervención de dos letrados de las Cortes: Carlos Ortega y Edmundo Matía. Ambos respondieron a las preguntas de los asistentes sobre el trabajo interno y externo de la Cámara. Hicieron especial hincapié, por petición de los presentes, en las opciones que existen para modificar el reglamento para mejorar diversos procedimientos. Algo que, a su juicio, no es prioritario en la mayoría de los casos porque es mucho más rápido llegar a acuerdos entre los grupos parlamentarios. En este sentido citaron el caso de las comisiones de investigación. “No podían grabarse, pero se propuso y nadie se opuso”. Menos concisos se mostraron al ser cuestionados por la paralización de estas comisiones cuando se inicia el proceso jurídico. “Es un argumento político”, se limitaron a contestar. Una declaración que no les creará problemas en su trabajo, pero que deja claro su oposición a este planteamiento porque impide dirimir responsabilidades políticas.

La jornada, que llevaba sin celebrarse desde 2007 (la anterior fue en 2003), también incluyó una ponencia sobre las Instituciones Propias de Castilla y León (Procurador del Común, Consejo Consultivo, Consejo de Cuentas y Consejo Económico y Social) impartida por la secretaria general de Instituciones Propias Mª Jesús Pascual. Aunque muy didáctica, los datos ofrecidos eran muy cuestionables. Especialmente los económicos, pues se aseguró que las citadas instituciones tienen un coste de 10 millones de euros (sin especificar si se trataba únicamente del presupuesto de funcionamiento) y una plantilla de 164 personas.

Especial mención merece la última ponencia en la que Mª Victoria Juliá, jefa de Servicio; y Paloma Vaquero, jefa de sección del Archivo, enseñaron a usar correctamente diversas herramientas como el buscador del diario de sesiones, los boletines, la hemeroteca, el archivo o la Red Parlamenta.

La opinión de los procuradores sobre el tratamiento informativo de las Cortes

Los portavoces de los grupos parlamentarios (a excepción del Mixto, que no acudió a la cita) pusieron el colofón a la jornada con una mesa debate moderada por el periodista de RTVCyL Juan Manuel Pérez. Dejando a un lado los respetuosos ataques que intercambiaron a cuatro bandas Ángel Ibáñez (PP), Pablo Fernández (Podemos), Luis Fuentes (C’s) y Virginia Barcones (PSOE); sus intervenciones resultaron especialmente interesantes por sus alusiones al trabajo periodístico y su concepción de los medios de comunicación.

Mientras Fernández y Fuentes destacaron la importancia de las redes sociales para hacer llegar sus mensajes a la ciudadanía tal y como el partido quería que fuese descodificados; Ibáñez y Bracones se refirieron a los periódicos, televisiones y radios como “vehículos”. Un sustantivo que, unido a sus discursos, deja ver su concepción de los medios de comunicación: simples correas de transmisión, plataformas en las que reproducir sus declaraciones.

Nada más lejos de la realidad, pues la tarea del periodista es, precisamente, interpretar (que no opinar), contextualizar y contrastar las intervenciones de los procuradores. También sus silencios. Y, en este caso, los silencios de Fernández y Fuentes (unidos a la potenciación del uso de las redes sociales y canales de comunicación propios) desvelan su recelo ante su presencia en los medios de comunicación.

Y, aunque la jornada exigía guardar las formas (tal y como se hizo) al tratarse de una vía de acercamiento entre políticos y periodistas; lo cierto es que se pasaron de frenada y les sobraron elogios porque no fueron sinceros. Todos coincidieron en apuntar la importancia del trabajo de los periodistas, su carácter de servicio social y la magnífica cobertura que hacían de sus intervenciones. Comentarios que, en la sala, se recibieron con sorpresa porque todos, absolutamente todos, los responsables de los grupos parlamentarios han telefoneado en más de una ocasión a las cúpulas de los medios de comunicación regionales para quejarse por el tratamiento informativo.

Las instituciones deben ser más transparentes, sí, pero también la relación con los periodistas.

Periodismo especializado en… periodismo

Por Samanta Rioseras. Los adjetivos son complementos, dan mucha información pero son, simplemente, añadidos. Nunca, en ninguna ocasión, deben eclipsar el nombre al que acompañan. Exactamente lo mismo sucede con el periodismo especializado. Se puede hablar de periodismo bélico, deportivo, gastronómico, político, económico, cultural… Pero nunca se debe olvidar que todos ellos son eso: Periodismo. Simplemente una tipología que no puede responder a otros principios ni objetivos que no sean los del Periodismo.

Una defensa similar a esta es la que realizaron Víctor de La Serna y Julia Pérez, periodistas gastronómicos, en la Escuela de Periodismo Manuel Martín Ferrand el 3 de marzo. Dedicaron buena parte de su intervención a reafirmarse como periodistas y a diferenciar su trabajo del que hacen otras personas que, sin ningún tipo de formación, se sumergen en la blogosfera para verter sus opiniones sobre esto o aquello. “Hoy más que nunca, los periodistas debemos dar una lección de ética”, aseveró Pérez mientras De la Serna asentía con su cabeza sin parar.

Durante la intervención, Víctor de la Serna y Julia Pérez | Fuente: Escuela de Periodismo Manuel Martín Ferrand

Sin embargo, sus posteriores intervenciones echaron por tierra esa declaración de principios. Algunos de los presentes les preguntaron qué tienen en cuenta a la hora de escribir un artículo gastronómico. Ambos contestaron que se debe aludir a muchas más cosas que la comida. En su enumeración citaron el local donde se degustan los platos, el ambiente, la clientela, el servicio, la calidad de la materia prima, la procedencia de los alimentos… Todos esos factores que intervienen en la denominada “experiencia gastronómica” y cuya explicación les diferencia de un comensal que, tras hacer la digestión, escribirá un par de líneas sobre sus impresiones en internet.

Eso es lo que les diferencia. Al menos en teoría porque el relato de Pérez y De la Serna sobre algunos de sus artículos más polémicos (por ejercer el periodismo, dijeron) chocó frontalmente con el inicio de sus exposiciones.

Periodismo, a pesar de todo

En el caso de De la Serna, éste recordó uno de sus textos en el que incluyó cómo un “cliente abandonó el local de forma abrupta”. Lo hizo, tal y como reconoció él mismo, sin más explicaciones. Esta escueta frase en su crónica despertó la furia del responsable del restaurante que le telefoneó para hacérselo saber. De la Serna se limitó a decir (tanto en aquella conversación como al recordarla) que “él simplemente le había visto salir pero que no tenía que saber por qué”.

Por su parte, Pérez recibió una llamada similar tras escribir un artículo de un restaurante cuyo dueño llevaba meses sin pagar a sus empleados, tenía varías facturas por pagar y temas judiciales pendientes por estafa. La periodista reconoció lo mal que le sentó la valentía de esa persona por hacérselo saber y le contestó así: “Oye, y a mí qué me dices, yo he ido a hacer una crítica y punto”.

La forma en la que ambos afrontaron esas situaciones puede ser válida para un anónimo, pero no para ellos. Sobre todo porque se definen como periodistas y porque ejercer este oficio exige no quedarse en la superficie. Es un ejercicio de responsabilidad. Precisamente el que no realizó De la Serna: un periodista se hubiese interesado por el conflicto del cliente para poder explicarlo y no dar cabida a la ambigüedad. Tampoco lo hizo Pérez: un periodista se hubiese informado a cerca del lugar en el que comerá porque no se puede exaltar a un empresario que no cumple las normas. En ninguno de estos casos ejercieron su profesión.

Eso es otra cosa, pero no es Periodismo.

Apezarena: “Se han esquilmado las redacciones con una enorme ceguera”

Por Samanta Rioseras. Llegó internet y los periódicos españoles se dejaron encandilar. Había que estar ahí sí o sí y comenzaron a regalar los contenidos mientras se pedía pagar por ellos en los kioscos. La consecuencia directa fue una pérdida generalizada de los ingresos por venta de ejemplares. Por si fuera poco, la crisis económica también disminuyó los ingresos publicitarios, cada vez más cuestionados por la pérdida de autonomía de los medios. En medio de todo este proceso, quienes llevan los números en las empresas periodísticas decidieron despedir a buena parte de su capital humano más veterano y valioso para reducir las plantillas, y cambiar las tablas salariales para ahorrar dinero en las nuevas nóminas.

Una determinación que el editor de El Confidencial Digital, José Apezarena, criticó con dureza el pasado 10 de febrero durante su intervención en la Escuela de Periodismo Manuel Martín Ferrand: “Se han esquilmado las redacciones con una enorme ceguera. Creen que abaratando costes se salvarán y no es así”, aseveró. Del mismo modo, se opuso a los nuevos proyectos periodísticos que han surgido en la red por sus “plantillas desproporcionadas” y auguró la muerte de muchos de ellos en menos de dos años. Apezarena cree que entre las cabeceras de prensa papel que se han adentrado en el mundo digital y los periódicos que ya nacieron en esta plataforma, “solo sobrevivirán los que se ganen el valor de cobrar por las informaciones que ofrecen”. Sin embargo, se mostró optimista respecto al futuro de los periodistas, a quienes ya ve como “gestores de la información”. Un término con el que aludió al papel de estos profesionales como seleccionadores de la información más relevante en un momento en el que existe una cantidad ingente de noticias. Tarea que, asegura, ahora es mucho más sencilla gracias a las nuevas tecnologías. Sin embargo, estas también han primado la inmediatez y han favorecido la urgencia en la cobertura informativa que, además, en muchas ocasiones se queda en la superficie de los hechos.

El resultado de estos cambios ha provocado que el ciudadano tenga a su alcance decenas o cientos de informaciones prácticamente idénticas sobre una rueda de prensa. “Y, a veces, impide que el periodista se acerque a las fuentes tras un determinado acto para ampliar el contenido u obtener nuevos datos porque tiene que mandar en el instante la crónica”, lamentó Apezarena.

apezarena

José Apezarena | Fuente: Extraconfidencial

CAMBIA LA FORMA DE TITULAR

Las nuevas herramientas han cambiado, incluso, la forma de titular las informaciones. No solo eso, sino que una misma noticia en un mismo medio puede tener hasta cuatro “titulares” diferentes: Uno en Twitter, otro en Facebook, otro en la portada o interfaz principal del periódico y otro en el interior de la noticia. Realmente, solo este último acostumbra a ser un auténtico titular. El resto son frases ambiguas, preguntas abiertas o conjuntos de palabras que tratan de generar dudas en lugar de resolverlas. Y eso, desde luego, no es periodismo. La razón de esta tendencia se encuentra en el poder de las redes sociales para generar tráfico hacia los sitios web de los periódicos. Un movimiento que está absolutamente medido y cuantificado. Lo mismo sucede en los buscadores, donde entra en juego la técnica del SEO para lograr un buen posicionamiento. “No voy a ceder al SEO. Si lo hacemos, corremos el riesgo de que gane el más tecnológico y no el más periodista. Quizás esté equivocado, pero no voy a pasar por ahí”, sentenció Apezarena ante la atenta mirada de su compañero Pablo López, responsable de Nuevos Formatos de El Confidencial.

Él, lógicamente, ofreció una visión diferente que, precisó, no trata de cargarse las bases del periodismo, sino de aunar fuerzas entre técnicos y periodistas. “Y con técnicos no me refiero solo a maquetadores. También a programadores, informáticos e incluso a la matemática que forma parte de nuestro equipo”, comentó. Un grupo que trabaja para difundir la información de otro modo: a base de las llamadas nuevas narrativas, que no solo combinan texto, imagen y vídeo; sino que también incorporan, por ejemplo, fotos con audio. También son ellos quienes se preocupan, entre otras cosas, del ‘peso’ de las noticias. “Si ocupa 60 megas y al lector se le fastidia la tarifa por descargarla, no va a volver a entrar en la web. No basta con generar contenidos, tenemos que adaptarlos”, sostuvo López. “Se trata de aplicar la técnica para seguir contando historias”, añadió Apezarena.

¿Dónde están las mujeres opinadoras en los medios de comunicación?

Por Samanta Rioseras. La Asociación de la Prensa de Madrid ha puesto sobre la mesa la presencia de las mujeres en el periodismo opinativo. Bajo el título ‘La opinadora en los medios de comunicación’ la directora de Público, Ana Pardo; la periodista de El Mundo Lucía Méndez; la locutora de RNE 5 Marta Pastor, la columnista del Huffignton Post Yolanda Domínguez; y el director de informativos de laSexta, César González, debatieron el pasado miércoles 18 de enero sobre esta cuestión.

Sus conversación fue moderada por la profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) e impulsora de #OnSónLesDones (#dóndeEstánLasMujeres) Isabel Mutané, cuya intervención desveló datos escalofriantes.

La presencia de las mujeres que opinan en la prensa papel no llega al 15% y en la prensa digital suponen el 19%. En la radio y la televisión crece el porcentaje de las tertulianas y expertas hasta el 35% porque se incluyen las cadenas públicas que deben cumplir con la ley de paridad. Cifras ridículas teniendo en cuenta que más de la mitad de la sociedad son mujeres. En este sentido Pardo fue tajante: “No se puede hacer información ignorando al 51% de la población”, dijo, y se comprometió a convertir a Público, cuya dirección ocupa desde hace tres meses, en un “periódico feminista”. Lo hará, aseguró, “creando una sección específica, pero también de forma transversal”.

Mesa redonda “La opinadora en los medios de comunicación”

Fuente: Elena Hidalgo, APM

Cuestionados los ponentes acerca de las razones por las cuáles la presencia de la mujer como columnista, comentarista o tertuliana es minoritaria se inició una enumeración que Pastor resumió a la perfección: “No opinamos porque no decidimos. No estamos en la Dirección ni en los Consejos de Administración”, sostuvo, haciendo referencia al ‘techo de cristal’. Nombre con el que se conoce a la dificultad que tienen las mujeres para acceder a puestos de mando, a pesar de ser mayoría tanto en las facultades como en las redacciones. Una realidad que Méndez achacó a “la naturalidad con la que se asume que los hombres tengan el poder”. Idea con la que, afirmó, hay que acabar.

Para lograrlo, es necesario aumentar la presencia de las opinadoras. Tal y como comentó Pastor, las mujeres expertas están invisibilizadas: “Tenemos un montón de nombres en la cabeza de economistas, abogados, politólogos; pero no tenemos referencias de ellas porque no están tan presentes en los medios”. Acabar con esta situación es, precisamente, la meta de Plataforma Expertas. Se trata de la base de datos más completa y actualizada para contactar con expertas en diversos sectores que han impulsado diferentes asociaciones de mujeres lideradas por WomenCeo. Una útil herramienta para los periodistas que permitirá, además, visibilizar a las mujeres.

Durante las dos horas del debate, salió a relucir el tema de la imagen. Concretamente en relación a las características físicas que se exigen a las periodistas y tertulianas televisivas. Fue gracias a la intervención de Domínguez quien lamentó que las profesionales deban seguir el canon de belleza establecido y no superar una cierta edad. En este punto del debate, Gónzález fue quien recibió más críticas al ser el único representante de un medio televisivo. Sin embargo, recordó que laSexta fue la primera cadena en colocar a mujeres al frente de sus informativos (sin estar acompañadas por hombres) y que todas ellas siguen ejerciendo esta labor 12 años después. Eso sí, entonó el mea culpa por la escasísima representación femenina entre sus tertulianos y se comprometió a aumentarla.

Contar historias que explican trocitos de mundos

Por Sílvia Melero. Tener fe en tu historia y entusiasmo al contarla. Elementos indispensables para la periodista Leila Guerriero, junto a un tercer componente universal. “Hay un universal que recorre las historias: el triunfo, el amor, la felicidad, los sueños, la lucha contra las tragedias… Eso bien contado hace que alguien se reconozca en la historia. Buscar el universal es fundamental. Todas las grandes historias tienen ese universal que hace que nos siga interesando leerlas aunque sean realidades ajenas”.

Coincide con ella el también periodista Bakala Kimani. “En una historia individual, gente a miles de kilómetros puede encontrar inspiración, motivación. No sólo a título personal sino también colectivo”. Y un tercer periodista, Agus Morales, añade que “en esta sociedad compulsiva dónde todo es volátil, lo que tiene voluntad de permanencia es lo que queda“. Se refiere a la crónica. “Le queda terreno porque tiene voluntad de permanencia, igual que la poesía. Puede que no tenga sentido utilitarista, pero ¿cómo no va a tener sentido la poesía? Sirve para todo y para nada”. Leila reafirma que no sólo hay que pensar las cosas según la utilidad. “La poesía es inútil pero es mejor que exista. Es mejor que exista la Novena Sinfonía de Beethoven aunque sea inútil. La crónica sirve para contar historias, es una mirada que ayuda a comprender un mundo cada vez más complejo. Las historias que se narran en términos de reduccionismo son un insulto al lector y yo  aspiro a pensar que los lectores son inteligentes”. Cita a otro periodista argentino. “Martín Caparrós dice que todo este trabajo de estos años lo está preparando para contar la crónica más difícil de su vida: la crónica de su manzana, de su barrio”.

“No se lucha contra el racismo sólo denunciando acciones racistas sino mostrando también las acciones de convivencia” – Kimani

Los tres charlan sobre estos temas porque participan en el encuentro ‘Contar historias que explican el mundo’, organizado por la Coordinadora de ONGD para ahondar en la responsabilidad periodística y de las organizaciones no gubernamentales a la hora de explicar los contextos informativos. Un encuentro que se celebró en Madrid el pasado 8 de noviembre, moderado por Yolanda  Polo, responsable de comunicación de la Coordinadora. Y los tres coinciden en que sí se puede entender el mundo a través de una pequeña historia.

_MG_2518.JPG

Diálogos Comunicambio: Contar historias que cuentan el mundo | Fuente: Coordinadora ONGD

A la pregunta de Yolanda sobre si los medios hablan más de las personas empobrecidas que de los causantes de la pobreza, responde Bakala que quienes los financian son los ricos. “Esto condiciona la línea editorial. La mano que da es la mano que manda. La falta de autonomía financiera afecta a medios, periodistas y ONG. No se piensa en las necesidades reales de los ciudadanos de países del Sur sino en los temas que interesan en el Norte”.

Bakala Kimani es escritor, docente y periodista congoleño especializado en cooperación internacional y migración. Dirige la revista AfroKairós desde donde intenta romper estereotipos sobre África. “Como migrante he sufrido los estereotipos que se nos aplican. Te preguntan antes de dónde eres que cómo te llamas. Y si dices el país, automáticamente te aplican todo lo que han oído del Congo. Están condicionados, la relación es sesgada. No se lucha contra el racismo sólo denunciando acciones racistas sino mostrando también las acciones de convivencia”.

Según Agus Morales, director de la revista 5W, nunca puede olvidarse la denuncia, sin perder de vista otros temas. “Hay que hablar del coltán pero también contar la historia de una compañía de teatro de Kinshasa”.

Leila Guerriero, escritora, editora para América Latina de la Revista Gato Pardo y directora de la colección Mirada crónica, echa en falta en las historias periodísticas el lado bueno de la vida. “Las cosas felices. Nada de eso aparece en el imaginario de un occidental si piensa en África. El lado bueno de la vida es menos vendible. Creo que es un error”.

Las cosas felices. Nada de eso aparece en el imaginario de un occidental si piensa en África. El lado bueno de la vida es menos vendible. Creo que es un error” – Guerriero

Llega el momento de hablar de las ONGD. Bakala afirma que en España no existen como tal porque reciben subvenciones gubernamentales. “No quiero ONG en mi país. Si de verdad me quieres ayudar, haz incidencia política en tu país, aquí, dile a tu Gobierno que no venda armas al mío, que no abuse de nuestros recursos”. Agus considera que el objetivo de una ONG debería ser desaparecer, en el plano teórico. “En los lugares del mundo donde está sufriendo la gente no hay corresponsales, hay ONG”. Por eso a veces las organizaciones son una vía para que muchos periodistas puedan conocer las realidades de otros países ante la falta de inversión de los medios en información internacional.

Y luego están los lugares de los que habla todo el mundo. “Hay que escoger. Vale más lo que no hagas que lo que sí. Si van cientos de medios a un mismo sitio para una cobertura, igual no tienes que ir tú para contar lo mismo porque se diluye tu personalidad y es preferible ir dentro de tres meses para contar lo que nadie cuenta. Hay que romper el círculo vicioso de la comunicación de masas”. Leila recuerda lo que le dijo un profesor cuando ella llegaba tarde a clase: “Entre la espada y la pared, siempre se puede elegir la espada”. Así que se elige llegar tarde. “Todos en masa a cubrir a Trump. Hay que elegir. Tenemos la responsabilidad de dar la batalla y no aceptar todo. Creo que todo empieza con una mirada. Si hay 700 periodistas cubriendo a Trump, difícil tener otra mirada y elaborar un relato distinto”. Hace también referencia al caso de Aylan, el niño refugiado que murió ahogado en el mar. “El reto para los periodistas es cómo visibilizar esas tragedias sin naturalizarlas. Los periodistas no tenemos que salvar el mundo pero sí agitar la conciencia ciudadana.”. Para ella la función del periodismo no es cambiar el mundo. Bakala sí considera que los periodistas “podemos ayudar a transformar el mundo, no sólo contarlo, sino que lo que contamos tenga incidencia”. Leila subraya la labor de vigilancia y denuncia de los medios. “Hay situaciones que al visibilizarlas cambian, la palabra tiene un poder, claro, no hay escritura que sea inocente. La escritura tiene una intención. Tenemos que contar para que golpee”.

Silvia Melero es periodista freelance, colabora en la revista 21 y El Asombrario y dirige los proyectos Cómo lo Cuento, Desinstrumentados y Luto en Colores.

¿Siguen viendo los medios el medioambiente como un cuento chino?

Por Rafa Ruiz. Escribo esto el mismo día en que Donald Trump ha resultado elegido presidente de Estados Unidos. Difícil imaginarlo, creerlo, pero ha sucedido y está aquí. El hombre que ha prometido, entre otras mil barbaridades, desmantelar el Acuerdo de París de 2015 porque dice que el cambio climático “es un cuento chino” que sólo busca socavar la competitividad de EE UU se ha convertido en este otoño de 2016 en el ser más poderoso del planeta. Y aún humea el nuevo triunfo de Rajoy para gobernar España sin mover un dedo ni moverse un centímetro de sus posiciones retrógradas, tras una legislatura en la que bloqueó el desarrollo de las energías renovables y en un solo año (en 2015 respecto a 2014) aumentó en un 24% el consumo de carbón -el combustible que más contribuye al cambio climático- y en un 15% la emisión de CO2.

Tengo también recientes las palabras que el escritor y ecofilósofo Jordi Pigem me decía en una entrevista del pasado verano: trabajó como periodista de medioambiente en los años 90 y lo dejó por desánimo, porque notaba que los mensajes que lanzábamos los periodistas verdes en esa década caían en saco roto, rebotaban en la sociedad sin dejar mella ni marca alguna. Pero a renglón seguido Pigem se mostraba optimista al opinar que en la década que vivimos sí se están abriendo grietas en este sistema de hormigón que marcan el inicio de una transición hacia un modelo energético y social diferente.

Entre la cerrazón de Trump y Rajoy y las esperanzas de Pigem, los periodistas de medioambiente -que en 1994 creamos una asociación, APIA, a la que ahora pertenecemos unos 180 profesionales- no percibimos muchos resquicios y apoyos para desarrollar nuestro trabajo a gusto y con la debida proyección. En los informativos de televisión es notorio que no quieren “amargarle” -como ha declarado algún directivo de un canal privado muy dicharachero- a la gente los generosos minutos dedicados al tiempo hablando de cambio climático. Y sí, todo es qué calor hace en pleno noviembre, ja, ja, ja, sin más análisis. En papel, a duras penas encontramos revistas medioambientales; sobrevive la veterana Quercus, gracias a que los trabajadores se hicieron cargo de la cabecera; hemos de celebrar los ocho números ya de Ballena Blanca, que combina la ecología con la economía; encontramos las muy dignas publicaciones de ONGs ecologistas, como Aves y Naturaleza, de SEO/BirdLife, o Ecologista, de Ecologistas en Acción. En radio sí escuchamos algo más de biodiversidad, como Reserva Natural en Radio 5, Planeta Vivo en RNE o Territorio Gallego en Onda Cero. En el plano digital podemos encontrar el veterano blog Crónica Verde, dentro de 20minutos, el Hazte eco de Antena3.com o la propia revista de cultura, medio ambiente y participación El Asombrario, que coordino junto a Manuel Cuéllar desde hace cuatro años y que ahora está asociada al diario Público.

En esta crisis/estafa, que dura ya ocho años […], se vio la ecología como un lujo o un adorno del que prescindir ante problemas más acuciantes, más que como una oportunidad de cambio para construir otra economía y otra sociedad.

Pero yo, que vengo de 25 años en El País y me dedico a esto del periodismo medioambiental (que antes se escribía separado y ahora la RAE prefiere que lo juntemos, como el arcoíris) desde 1992, cuando la famosa Cumbre de Río, veo que, aunque llueve sobre mojado y enojados, y hay evidencias claras de que nuestro modo de vida no resulta sostenible (ni amable para la mayoría de la población del planeta), esta lluvia no cala en la gente en general. Y he comprobado que con esta crisis/estafa, que dura ya ocho años y puede que vuelva a cerrar en falso, se vio la ecología como un lujo o un adorno del que prescindir ante problemas más acuciantes, más que como una oportunidad de cambio para construir otra economía y otra sociedad, una oportunidad para aprovecharla como una transición y pasar de un estado del Bienestar -que ocultaba muchas trampas en cómo nos lo vendieron- a un Estado del Buenvivir.

Mar Ross, Antártica. | Fuente: Tercera vía

Termino con otro caso reciente muy significativo. El pasado 28 de octubre, la organización para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, siglas en inglés), conformada por 24 países y la Unión Europea (UE), decidió que el océano Antártico albergue la mayor reserva marina del mundo en el mar de Ross, con 1,55 millones de kilómetros cuadrados. Pues bien, el informativo de las tres de la tarde de nuestra televisión pública, La 1, la que se supone es de todos, le dedicó medio minuto a la noticia, ¡medio!; en ese mismo informativo concedieron cinco minutos a la reunión de los concursante de la primera edición de Operación Triunfo y 15 minutos a un popurrí de sucesos de lo más negro y sangriento. Con luchas parecidas de reparto de tiempos llevamos desde ese icónico 1992.

Sé que el mundo está plagado de agoreros y desesperanzados, y no hace falta que nos sumemos más… Pero dan unas ganas…

* Rafa Ruiz es coordinador de la revista de cultura, medioambiente y participación ‘El Asombrario’.

La III Edición de los Premios Enfoque entregó sus galardones

  • Casi 9.000 personas participaron en esta votación ciudadana que reconoce prácticas periodísticas enfocadas y desenfocadas de acuerdo a la defensa de los derechos humanos, la justicia social, y el respeto por las minorías y por el medio ambiente.
  • Este año, los Premios incluyen la categoría especial Tercer Sector, con la que se reconoce y se visibiliza “a medios que trabajan por el derecho a la comunicación de colectivos normalmente ausentes en los grandes medios.
Foto_01_logocolor

Premiados y nomidados a los Premios Enfoque. Imagen Carmen Álvarez

25 de febrero de 2016. Desde la defensa de la información como derecho humano, los Premios Enfoque fomentan la vigilancia ciudadana sobre el ejercicio periodístico. Los premios reconocen el trabajo de tres profesionales en cada categoría con el fin de destacar prácticas periodísticas colectivas.

MEDIO ENFOCADO:
Eldiario.es
La Marea
Pikara Magazine

MEDIO DESENFOCADO
13 TV
Intereconomía
La Razón

PROGRAMA ENFOCADO
Carne Cruda
El Intermedio
Salvados

PROGRAMA DESENFOCADO
El Cascabel al Gato
El Gato al Agua
Informativos TVE

PERIODISTA MUJER ENFOCADA
Ana Pastor
Olga Rodríguez
Pepa Bueno

PERIODISTA MUJER DESENFOCADA
Curri Valenzuela
Isabel San Sebastián
Mariló Montero

PERIODISTA HOMBRE ENFOCADO
Ignacio Escolar
Iñaki Gabilondo
Jordi Évole

PERIODISTA HOMBRE DESENFOCADO
Eduardo Inda
Federico Jiménez Losantos
Francisco Marhuenda

CATEGORÍA ESPECIAL: MEDIO DEL TERCER SECTOR
La Marea
Pikara Magazine
Periodismo Humano

Los medios, programas y periodistas con mayor número de votos en cada categoría recibieron la Lupa Especial del Público.

MEDIO ENFOCADO:
Eldiario.es

MEDIO DESENFOCADO
La Razón

PROGRAMA ENFOCADO
Salvados

PROGRAMA DESENFOCADO
El Gato al Agua

PERIODISTA MUJER ENFOCADA
Olga Rodríguez

PERIODISTA MUJER DESENFOCADA      Mariló Montero

PERIODISTA HOMBRE ENFOCADO
Jordi Évole

PERIODISTA HOMBRE DESENFOCADO
Federico Jiménez Losantos

CATEGORÍA ESPECIAL: MEDIO DEL TERCER SECTOR
La Marea

Ver la gala completa

Premios Enfoque

Estos Premios parten de la defensa de la información como un derecho humano y la necesaria vigilancia ciudadana sobre el ejercicio periodístico y su función social del periodismo -concretada en el respeto y la promoción de los Derechos Humanos y los ideales de justicia social, de género y ambiental-. Los galardones reconocen prácticas adecuadas a esa función (enfocadas) o mejorables (desenfocadas). Quien otorga los premios es la ciudadanía y quien facilita el proceso un equipo de profesionales y estudiantes con el respaldo de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, la Universidad Carlos III de Madrid y la Universidad Jaume I de Castellón.

Clica aquí si quieres recordar los/as nomidados y finalistas a la III Edición de los Premios.

Más información: 695 940 370 premiosenfoque@gmail.com

¿Por qué una categoría especial para el Tercer Sector de la comunciación?

Atendiendo a los reclamos de la ciudadanía, la III Edición de los Premios Enfoque ha incorporado una Categoría especial para la Trayectoria Histórica de los Medios del Tercer Sector de la Comunicación. Con esta denominación nos referimos a proyectos que comparten: 1) La apertura expresa a la participación de la ciudadanía; 2) El compromiso con la justicia y la lucha contra las desigualdades; 3) Y la ausencia de ánimo de lucro, puesto que son proyectos cuyo beneficio –a veces escaso o nulo- está orientado íntegramente a la mejora de la iniciativa: renovación de equipos, retribución de trabajadores/as, etc.

Los/las dinamizadores/as de los Premios Enfoque han creído conveniente introducir este galardón porque en anteriores ediciones los medios del Tercer Sector estaban prácticamente ausentes en las respuestas de Especialistas y las Votaciones Ciudadanas. Esta desigualdad tiene que ver con la inexistencia de una regulación específica para el sector en España, a pesar de que la Ley General de la Comunicación Audiovisual (2010) los reconoce como servicios audiovisuales y comunitarios sin ánimo de lucro. Distintas instituciones –Parlamento Europeo, Consejo de Europa, UNESCO, AMARC- y algunos países –Argentina, Uruguay, Bolivia, etc.- alientan a apoyar a estos medios en tanto que garantes del pluralismo y la democracia. No obstante, en España no se ha dado hasta el momento ninguna regulación que desarrolle la ley, por lo que estas iniciativas siguen operando sin licencia y en clara situación de desigualdad con respecto a los medios públicos o privados-comerciales.

Radio-comunitaria

Fuente: Oxaca 3.0, radio comuntaria

Los medios del Tercer Sector suelen están liderados por organizaciones sin ánimo de lucro (ONG), movimientos sociales, cooperativas y asociaciones ciudadanas que trabajan por el cambio social y, en especial, por derecho a la comunicación de distintos colectivos que aparecen ausentes o estereotipados en los medios convencionales: jóvenes, migrantes, mujeres, desempleados/as, movimientos sociales, etc. Por otro lado, estos medios no disponen de Consejos de Administración ni Juntas de Accionistas sino que las decisiones suelen tomarse en colectivo, ya sea a la hora de planificar los contenidos, gestionar presupuestos, o valorar la relación entre publicidad e independencia editorial.

Los/las Especialistas que han participado en esta III Edición han señalado más de un centenar nombres entre sus nominados, lo que da cuenta de la enorme diversidad y dinamismo del sector. No obstante, cabe señalar que en esta lista también aparecen algunos medios que no se enmarcan exactamente en la categoría del Tercer Sector dado su carácter público o privado-comercial. En cualquier caso, y para ser fiel a las encuestas, se ha decidido respetar los resultados, puesto que son reflejo del más que probable desconocimiento por parte de los/las Especialistas. Desde nuestro análisis, y tal como señalamos en la Encuesta inicial a Especialistas, el Tercer Sector de la Comunicación comprende: 1) Medios comunitarios; 2) Medios libres; 3) Medios universitarios y educativos; 4) Medios constituidos como empresas de economía social o cooperativas; 5) Otro tipo de manifestaciones, como medios de centros penitenciarios, plataformas para la expresión de colectivos de disfuncionalidad física o mental, y un largo etcétera de iniciativas en prensa, radio, televisión u formatos online.

*Equipo Premios Enfoque

Infolibre, elegido por la ciudadanía como ganador de la “Categoría especial Medio del Tercer Sector”, cede su premio

“No sería justo aceptar un premio que no nos corresponde puesto que no somos realmente un medio del Tercer Sector”. Manuel Rico, director de InfoLibre, ha manifestado su agradecimiento a la ciudadanía por haber elegido al medio como merecedor de este galardón, pero considera que no les corresponde a ellos, sino a medios que realmente son del Tercer Sector. infoLibre está editado por una sociedad limitada, aunque es cierto que los ciudadanos pueden participar en su capital a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.

Además, Rico ha pedido que conste su reconocimiento expreso a los periodistas que, en tiempos tan difíciles para la profesión, trabajan en medios del Tercer Sector y su felicitación a los premiados y a los organizadores de los Premios Enfoque.

Nuevo ganador

En la primera etapa de la III Edición de Premios Enfoque, en la que profesionales de la comunicación sugirieron nombres que merecen estos galardones, infoLibre apareció en la lista de medios nominados a la Categoría Especial-Medio del Tercer Sector. Aunque no se trata exactamente de un medio que pertenezca a ese sector, el equipo de los Premios Enfoque decidió no intervenir en el proceso, ser fiel a las encuestas y respetar los resultados. Finalmente, en la segunda etapa, la ciudadanía eligió a infoLibre como merecedor de este galardón y así lo comunicamos al hacer público el resultado.

La cesión de su premio, hace que pase a la siguiente opción en número de votos, que es Periodismo Humano. De esta manera, los ganadores de esta categoría son: La Marea, Periodismo Humano y Píkara Magazine.

Desde el equipo de los Premios Enfoque agradecemos la honestidad de infoLibre por ceder su galardón. Su gesto demuestra su ética, su compromiso con el periodismo y su respeto por los y las profesionales trabajan en otros medios.

 ¿Por qué una categoría para medios del Tercer Sector?

La inclusión de esta categoría responde a una demanda que la ciudadanía nos hizo el año pasado. Consideramos muy interesante incluirla puesto que en ediciones anteriores estos medios estaban prácticamente ausentes en las propuestas que nos llegaban en la primera etapa. Quisimos así, reconocer y visibilizar a medios que están liderados por organizaciones sin ánimo de lucro, movimientos sociales, cooperativas y asociaciones ciudadanas que trabajan por el cambio social y, en especial, por derecho a la comunicación de colectivos normalmente ausentes en los grandes medios.

El hecho de que apareciera en este listado infoLibre responde al muy probable desconocimiento sobre este tipo de medios. Un desconocimiento que se debe en gran medida a la inexistencia de una ley que los ampare y la consecuente situación de desigualdad con respecto a los medios públicos o privados.