Fotoperiodismo: ¿un oficio de hombres?

Por Carmen Álvarez. Cada año los Premios Enfoque nos presentan una “Categoría Especial”, un galardón específico dedicado a sectores o profesiones dentro del periodismo que se encuentran poco reconocidos o escasamente visibilizados. Este año, el turno fue para el fotoperiodismo. El arte de narrar con imágenes una historia pasa por momentos complicados, pero pelea más que nunca por la dignidad de la profesión, y por un espacio de contexto, de recorrido y de calidad entre tanto ruido viral.

Ante esta situación, no podíamos obviar que o bien distinguíamos entre categorías diferenciadas para mujeres y hombres fotoperiodistas, o por el contrario, las mujeres quedarían relegadas, una vez más, a permanecer ocultas, como ha venido sucediendo en anteriores ediciones con otras categorías.

Mujeres fotógrafas, están pero no las vemos

Las cifras extraídas del último estudio de World Press Photo, el mayor concurso anual de fotografía de prensa, son espeluznantes. Este informe revela que el 85% de profesionales fotoperiodistas son hombres, a pesar de encontrar las escuelas de fotografía y periodismo repletas de mujeres.

Nieves Limón es impulsora de Género y Figura -GYF-, una plataforma nacida para reivindicar el papel de las mujeres fotógrafas. Ella lo tiene muy claro “el problema no es en absoluto la falta de fotógrafas, sino el escaso reconocimiento a su trabajo”, y esto tiene consecuencias perversas porque “se terminan reproduciendo dinámicas de exclusión continuas y minando la confianza de algunas profesionales. Muchas mujeres se desalientan y por ello no se presentan a los concursos; de hecho, se presentan en un porcentaje muy, muy inferior al de los hombres. En algunos casos no suponen ni un 2% de la participación”.

Calculadora en mano, GYF funciona a través de “vaciados de datos”, cuantifica y cuestiona la presencia de mujeres fotógrafas en exposiciones, publicaciones, certámenes y festivales. Lo cierto es que “si comprobamos quiénes integran las filas de decisión de estas prácticas – o de numerosos proyectos públicos – encontramos pocas mujeres escogiendo trabajos”, explica Limón.

¿Se plantean las mismas preguntas a un hombre que a una mujer fotoperiodista?

A las barreras de visibilidad y reconocimiento que enfrentan las mujeres fotógrafas, hay que sumar las propias implícitas a los roles de genero, ¿es igual de común que una mujer deje a su familia en casa para ir a cubrir una guerra a que lo haga un hombre?, ¿se enfrenta a las mismas preguntas sobre su valía como profesional de la imagen y miembro de una sociedad?, ¿qué repercusión tiene eso en el desarrollo de su actividad fotográfica?, éstas son algunas de las preguntas que se cuestiona el equipo de GYF.

Tenemos pocas referencias de mujeres fotografiando guerras. Éstas no suelen estar presentes en las películas de Hollywood, y si lo están, normalmente aparecen asociadas a espíritus libres que se han rebelado contra el sistema y han renunciado a su función como “madre” por su profesión. Necesitamos arquetipos de mujeres fotoperiodistas, lo que veneramos del fotoperiodismo no son solo sus imágenes, sino también sus personajes, estilos de vida y trayectorias profesionales. Anastasia Taylor Lind (Fotoperiodista) lo deja muy claro en este artículo de Time, “lo que la industria elige celebrar proporciona un marco para que las generaciones más jóvenes puedan emular y perpetuar estas imitaciones.”

Danube_revisited

Imagen del proyecto “Danube revisted”, un viaje fotográfico a lo largo del Danubio protagonizado por 8 mujeres fotógrafas. Impulsado por la Fundación de Inge Morath.

¿Qué pasaría si la historia visual que conocemos hubiese sido narrada por mujeres?

Hemos conocido el mundo a través de la mirada de hombres blancos procedentes de países ricos. ¿Serían diferentes nuestras referencias visuales si más mujeres hubiesen narrado visualmente éstas u otras historias? Probablemente sí.

Si echamos la vista a atrás, las obras de multitud de mujeres fotógrafas han desobedecido los códigos de representación imperantes, y a causa de esto, han sido sistemáticamente silenciadas. Hannah Cullwick, Alice Austen, Claude Cahun o Diane Arbus son algunos ejemplos [Fotógrafas invisibles, sujetos imposibles. Eva Filgueria].

Necesitamos seguir descubriendo prácticas fotográficas subversivas que desobedezcan los códigos imperantes. Porque los códigos son, en última instancia, estrategias de poder y, por tanto, son reversibles [¿Por qué es importante la fotografía? Género y Figura, reivindicando a las mujeres fotógrafas. Nieves Limón].

¿Qué puedes hacer tú para reivindicar el papel de las mujeres fotoperiodistas?
  • Revisa su trabajo. En este artículo encontrarás unas cuantas referencias de plataformas y galerías que muestran el trabajo de mujeres fotógrafas.
  • Participa en las “editatonas o maratones de edición”. ¿Qué son? Actividades en las que varias personas se juntan con el objetivo de crear contenido nuevo en Wikipedia. Recientemente se han celebrado varias editatonas orientadas a editar información sobre mujeres fotógrafas bajo el convencimiento de que si no están en Wikipedia, no existen.
  • Atrévete a cuestionar y denunciar la falta de mujeres como autoras de fotoreportajes, concursos, festivales o certamenes fotográficos.

¿Se te ocurren más ideas? Cuéntanoslo en @premiosenfoque

Resultados de la IV Edición de los Premios Enfoque

  • Con una participación de 11.054 personas, los Premios Enfoque se consolidan como propuesta ciudadana que de vigilancia sobre la labor periodística
  • La gala de entrega se celebrará el día 26 de abril, a las 19:30h. en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En ella se desvelará quién merece la “Lupa especial del público”.
  • Los galardones reconocen las coberturas más o menos adecuadas en relación a la función social del periodismo, el respeto a los derechos humanos y a la justicia social, de género y ambiental.
  • Si quieres asistir a la gala, por favor, rellena este formulario.

    Resultados IV Edición.png

11 de abril de 2017. La IV Edición de los Premios Enfoque ya tiene ganadores y ganadoras. La ciudadanía, con una participación de más de 11.000 personas, ha decidido qué prácticas periodísticas merecen ser reconocidas como Enfocadas o Desenfocadas.

Los premios establecen cuatro categorías: Medios, Programas o Secciones, Periodistas Mujeres y Periodistas Hombres, concediéndose tres premios Enfocados y tres Desenfocados para cada categoría. El criterio para la concesión de los premios se remite a la función social del periodismo, concretada en el respeto y la promoción de los Derechos Humanos y los ideales de justicia social, de género y ambiental.

Según estos criterios, los premios de de la IV edición son otorgados de la siguiente manera:

Medio enfocado:
Eldiario.es
Contexto (CTXT)
Público
Medio desenfocado:
El País
Intereconomía
Ok Diario
 Programa enfocado:
Carne Cruda
El Intermedio
Salvados
 Programa desenfocado:
El Hormiguero
Es La Mañana
Herrera en la COPE
 Periodista enfocado:
Ignacio Escolar
Javier Gallego
Jordi Évole
 Periodista desenfocado:
Antonio García Ferreras
Eduardo Inda
Francisco Marhuenda
 Periodista enfocada:
Ana Pardo de Vera
Cristina Fallarás
Cristina Pardo
Periodista desenfocada:
Isabel San Sebastián
Mariló Montero
Victoria Prego
CATEGORÍA ESPECIAL.
Fotoperiodista hombre:
Gervasio Sánchez
Jesús Blasco de Avellaneda
Manu Brabo
CATEGORÍA ESPECIAL.
Fotoperiodista mujer:
Anna Surinyach
Cristina García Rodero
Maysun
Gala de entrega

Los premios serán entregados el 26 de abril –a las 20h, en una gala que se celebrará en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Será entonces cuando se desvele quién merece la “Lupa especial del Público” por cada una de las categorías. Un reconocimiento espacial a quienes recibieron más votos.

La gala será presentada por los actores Carmen Mayordomo y Manuel De. El fin de fiesta correrá a cargo de la Solfónica.

Vigilancia ciudadana sobre la labor periodística

La finalidad de los premios es promover el deber ciudadano de vigilar el ejercicio periodístico para asegurar que el derecho a la información es garantizado. promovidos por la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España y los grupos de investigación ‘Desarrollo Social y Paz’ de la Universitat Jaume I de Castellón; y  ‘Comunicación y cambio social’  de la Universidad Carlos III de Madrid y la Asociación Cómo lo Cuento.

Medios, educación y confianza

Por María Sande. Hace poco, en un artículo sobre el rol de los medios en la llegada al poder de Trump, Silvia Chocarro hacía referencia a la importancia de la educación y la escuela a la hora de formar ciudadanía capaz de hacer una lectura crítica de los medios.

Y es que aunque es cierto que en la escuela aprendemos a leer, no lo es menos que leer “bien” la prensa va más allá  de relacionar las letras para formar palabras: implica separar lo importante de lo accesorio, aprender a buscar contexto y a relativizar, saber descifrar los intereses que pueden existir detrás de una noticia, de su relación con la actualidad, de la oportunidad de su aparición o su silenciamiento en un momento dado…

Todas estas son cosas que en nuestro país apenas nos planteamos a la hora de leer la prensa, escuchar la radio, ver la tele o buscar información en internet. Aunque la confianza en los medios de comunicación tradicionales sigue en claro retroceso en España (solo el 34% confía en la mayoría de noticias publicadas en los medios según un informe de la Universidad de Oxford para el Instituto Reuters), no tenemos el entrenamiento necesario para hacer este ejercicio de lectura crítica.

Ilustración de la Semana de la Prensa y los Medios de Comunicación en la Escuela®, Edición 2017

A una conclusión parecida han debido llegar hace 28 años en Francia, que desde 1999 celebra la Semana de la prensa y los medios de comunicación en la escuela®. Organizada por el CLEMI (que depende del ministerio de la Educación), esta Semana tiene como objetivo ayudar a estudiantes desde preescolar hasta el final del bachillerato, a entender el sistema de medios de comunicación, a entrenar a su pensamiento crítico, desarrollar su gusto por las noticias y forjar su identidad ciudadana.

Durante esta semana, cuya edición de 2017 tuvo lugar del 20 al 25 de marzo, se invita al profesorado de todos los niveles y de todas las disciplinas a participar en actividades de educación cívica que se llevan a cabo en las escuelas, institutos, o en las instalaciones de los propios medios.

Cerca de 1.850 medios de comunicación se inscriben cada año en la operación. Las empresas editoras de periódicos ofrecen más de un millón de periódicos y revistas. A través de una asociación con el Grupo La Poste (la empresa pública de gestión del correo) 43.000 paquetes de periódicos y revistas son distribuidos a las escuelas.

El CLEMI produce también un material de apoyo educativo que se envía gratuitamente a los centros inscritos, y desarrolla numerosas asociaciones con medios de comunicación para promover visitas a los medios de comunicación, debates, talleres de radio en internet, etc… Se trata de crear espacios de encuentro entre estudiantes y periodistas, y de aprender a crear periódicos, programas de radio o revistas en el ámbito escolar.

La edición 2017 tiene como hilo conductor la pregunta “¿De dónde viene la información?“. Las actividades y materiales propuestos se centran en reconocer las fuentes, en identificar la publicidad encubierta, la infoxicación y las teorías del complot, en la práctica del fact-checking y la relación entre concentración de los medios y pluralidad.

Para que la ciudadanía pueda confiar en el sistema de medios juegan factores diversos: la calidad objetiva de los medios de comunicación es principal, y su balance sale mal parado tras varios años de crisis y recortes en las redacciones.

Pero la calidad percibida subjetivamente por la ciudadanía no es menos importante. Y esta percepción depende de nuestra capacidad de hacer una lectura crítica de la información que aparece en los medios… Capacidad que puede crearse, entrenarse y aumentarse desde la escuela, si existe la voluntad.

Abierta la votación ciudadana para la IV Edición de los Premios Enfoque

ABIERTA HASTA EL 7 DE ABRIL(2)Ya tenemos finalistas para la IV Edición de los Premios Enfoque. Ahora comienza el turno de la ciudadanía que es quien decide quién merece estos galardones.

Casi 300 profesionales de la comunicación y el periodismo han sugerido nombres de medios, programas/espacios y periodistas que merecen ser finalistas en los Premios Enfoque. El testigo pasa ahora a la ciudadanía quien, por medio de votación online, decidirá quién los merece.

La votación puede realizarse a través de la imagen hasta el día 7 de abril.

Los Premios Enfoque nacen de la necesidad de fomentar la vigilancia ciudadana sobre el ejercicio periodístico y de la defensa de la información como derecho humano. De carácter simbólico, reconocen prácticas periodísticas “enfocadas” o “desenfocadas” de acuerdo al respeto de los derechos humanos y de la equidad de género, la representación adecuada de las minorías, el cuidado al medio ambiente y la explicación detallada de las causas de los problemas que afectan a la población mundial.

La transparencia en la información parlamentaria

Por Samanta Rioseras. “El periodismo local es una especialización en sí misma. Debemos poner en valor el periodismo próximo, de cercanía, el del territorio. Y, para ello, es imprescindible conocer las instituciones”. Así inició la presidenta de la Asociación de la Prensa de Burgos y presidenta del Colegio de Periodistas de Castilla y León, Mar González, la jornada –taller ‘Parlamento y Periodistas’ que se celebró en las Cortes de Castilla y León el pasado 1 de marzo.

Para los periodistas resulta esencial conocer las instituciones sobre las que informan a la ciudadanía, su funcionamiento y los recursos que se ponen a su disposición para acceder a la información. Sin embargo, no siempre es una tarea fácil tanto por el oscurantismo de algunos organismos como por la escasa difusión que se da a las herramientas que crean ellos mismos para permitir seguir (y, en cierto modo, controlar) su actividad. Por eso es importante que la Administración abra sus puertas como lo hicieron las Cortes de Castilla y León, aunque no es suficiente. De hecho, así lo reconoció la presidenta, Silvia Clemente, quien adelantó que la web del Parlamento regional “está en revisión para dar cabida a más información y ampliar las opciones de participación”. Concretamente, hizo alusión a la publicación de las agendas de quienes ocupan cargos públicos y a la necesidad de difundir los canales de comunicación que ya existen como “las grabaciones de los plenos y comisiones porque tienen muy pocas visualizaciones. Es una tarea pendiente”, dijo.

IMG_20170301_075703

Durante la sesión se impartieron tres conferencias que arrancaron con la intervención de dos letrados de las Cortes: Carlos Ortega y Edmundo Matía. Ambos respondieron a las preguntas de los asistentes sobre el trabajo interno y externo de la Cámara. Hicieron especial hincapié, por petición de los presentes, en las opciones que existen para modificar el reglamento para mejorar diversos procedimientos. Algo que, a su juicio, no es prioritario en la mayoría de los casos porque es mucho más rápido llegar a acuerdos entre los grupos parlamentarios. En este sentido citaron el caso de las comisiones de investigación. “No podían grabarse, pero se propuso y nadie se opuso”. Menos concisos se mostraron al ser cuestionados por la paralización de estas comisiones cuando se inicia el proceso jurídico. “Es un argumento político”, se limitaron a contestar. Una declaración que no les creará problemas en su trabajo, pero que deja claro su oposición a este planteamiento porque impide dirimir responsabilidades políticas.

La jornada, que llevaba sin celebrarse desde 2007 (la anterior fue en 2003), también incluyó una ponencia sobre las Instituciones Propias de Castilla y León (Procurador del Común, Consejo Consultivo, Consejo de Cuentas y Consejo Económico y Social) impartida por la secretaria general de Instituciones Propias Mª Jesús Pascual. Aunque muy didáctica, los datos ofrecidos eran muy cuestionables. Especialmente los económicos, pues se aseguró que las citadas instituciones tienen un coste de 10 millones de euros (sin especificar si se trataba únicamente del presupuesto de funcionamiento) y una plantilla de 164 personas.

Especial mención merece la última ponencia en la que Mª Victoria Juliá, jefa de Servicio; y Paloma Vaquero, jefa de sección del Archivo, enseñaron a usar correctamente diversas herramientas como el buscador del diario de sesiones, los boletines, la hemeroteca, el archivo o la Red Parlamenta.

La opinión de los procuradores sobre el tratamiento informativo de las Cortes

Los portavoces de los grupos parlamentarios (a excepción del Mixto, que no acudió a la cita) pusieron el colofón a la jornada con una mesa debate moderada por el periodista de RTVCyL Juan Manuel Pérez. Dejando a un lado los respetuosos ataques que intercambiaron a cuatro bandas Ángel Ibáñez (PP), Pablo Fernández (Podemos), Luis Fuentes (C’s) y Virginia Barcones (PSOE); sus intervenciones resultaron especialmente interesantes por sus alusiones al trabajo periodístico y su concepción de los medios de comunicación.

Mientras Fernández y Fuentes destacaron la importancia de las redes sociales para hacer llegar sus mensajes a la ciudadanía tal y como el partido quería que fuese descodificados; Ibáñez y Bracones se refirieron a los periódicos, televisiones y radios como “vehículos”. Un sustantivo que, unido a sus discursos, deja ver su concepción de los medios de comunicación: simples correas de transmisión, plataformas en las que reproducir sus declaraciones.

Nada más lejos de la realidad, pues la tarea del periodista es, precisamente, interpretar (que no opinar), contextualizar y contrastar las intervenciones de los procuradores. También sus silencios. Y, en este caso, los silencios de Fernández y Fuentes (unidos a la potenciación del uso de las redes sociales y canales de comunicación propios) desvelan su recelo ante su presencia en los medios de comunicación.

Y, aunque la jornada exigía guardar las formas (tal y como se hizo) al tratarse de una vía de acercamiento entre políticos y periodistas; lo cierto es que se pasaron de frenada y les sobraron elogios porque no fueron sinceros. Todos coincidieron en apuntar la importancia del trabajo de los periodistas, su carácter de servicio social y la magnífica cobertura que hacían de sus intervenciones. Comentarios que, en la sala, se recibieron con sorpresa porque todos, absolutamente todos, los responsables de los grupos parlamentarios han telefoneado en más de una ocasión a las cúpulas de los medios de comunicación regionales para quejarse por el tratamiento informativo.

Las instituciones deben ser más transparentes, sí, pero también la relación con los periodistas.

Periodismo especializado en… periodismo

Por Samanta Rioseras. Los adjetivos son complementos, dan mucha información pero son, simplemente, añadidos. Nunca, en ninguna ocasión, deben eclipsar el nombre al que acompañan. Exactamente lo mismo sucede con el periodismo especializado. Se puede hablar de periodismo bélico, deportivo, gastronómico, político, económico, cultural… Pero nunca se debe olvidar que todos ellos son eso: Periodismo. Simplemente una tipología que no puede responder a otros principios ni objetivos que no sean los del Periodismo.

Una defensa similar a esta es la que realizaron Víctor de La Serna y Julia Pérez, periodistas gastronómicos, en la Escuela de Periodismo Manuel Martín Ferrand el 3 de marzo. Dedicaron buena parte de su intervención a reafirmarse como periodistas y a diferenciar su trabajo del que hacen otras personas que, sin ningún tipo de formación, se sumergen en la blogosfera para verter sus opiniones sobre esto o aquello. “Hoy más que nunca, los periodistas debemos dar una lección de ética”, aseveró Pérez mientras De la Serna asentía con su cabeza sin parar.

Durante la intervención, Víctor de la Serna y Julia Pérez | Fuente: Escuela de Periodismo Manuel Martín Ferrand

Sin embargo, sus posteriores intervenciones echaron por tierra esa declaración de principios. Algunos de los presentes les preguntaron qué tienen en cuenta a la hora de escribir un artículo gastronómico. Ambos contestaron que se debe aludir a muchas más cosas que la comida. En su enumeración citaron el local donde se degustan los platos, el ambiente, la clientela, el servicio, la calidad de la materia prima, la procedencia de los alimentos… Todos esos factores que intervienen en la denominada “experiencia gastronómica” y cuya explicación les diferencia de un comensal que, tras hacer la digestión, escribirá un par de líneas sobre sus impresiones en internet.

Eso es lo que les diferencia. Al menos en teoría porque el relato de Pérez y De la Serna sobre algunos de sus artículos más polémicos (por ejercer el periodismo, dijeron) chocó frontalmente con el inicio de sus exposiciones.

Periodismo, a pesar de todo

En el caso de De la Serna, éste recordó uno de sus textos en el que incluyó cómo un “cliente abandonó el local de forma abrupta”. Lo hizo, tal y como reconoció él mismo, sin más explicaciones. Esta escueta frase en su crónica despertó la furia del responsable del restaurante que le telefoneó para hacérselo saber. De la Serna se limitó a decir (tanto en aquella conversación como al recordarla) que “él simplemente le había visto salir pero que no tenía que saber por qué”.

Por su parte, Pérez recibió una llamada similar tras escribir un artículo de un restaurante cuyo dueño llevaba meses sin pagar a sus empleados, tenía varías facturas por pagar y temas judiciales pendientes por estafa. La periodista reconoció lo mal que le sentó la valentía de esa persona por hacérselo saber y le contestó así: “Oye, y a mí qué me dices, yo he ido a hacer una crítica y punto”.

La forma en la que ambos afrontaron esas situaciones puede ser válida para un anónimo, pero no para ellos. Sobre todo porque se definen como periodistas y porque ejercer este oficio exige no quedarse en la superficie. Es un ejercicio de responsabilidad. Precisamente el que no realizó De la Serna: un periodista se hubiese interesado por el conflicto del cliente para poder explicarlo y no dar cabida a la ambigüedad. Tampoco lo hizo Pérez: un periodista se hubiese informado a cerca del lugar en el que comerá porque no se puede exaltar a un empresario que no cumple las normas. En ninguno de estos casos ejercieron su profesión.

Eso es otra cosa, pero no es Periodismo.

¿Qué opinan los y las periodistas sobre los Premios Enfoque?

Con la cuenta atrás en marcha para la IV Edición de los Premios Enfoque, hemos preguntado a profesionales del periodismo qué opinan sobre estos galardones ciudadanos. Las opiniones son unánimes: insisten en la necesidad de la vigilancia ciudadana sobre su trabajo porque el “derecho a la información es un derecho universal básico; de igual manera que tenemos derecho a estar bien informados, tenemos el deber de informarnos bien y exigir que los medios de comunicación cumplan con su objetivo de servicio”.

Contamos con las opiniones de Iñaki Gabilondo, Rosa María Calaf, Olmo Calvo, Helena Maleno, Gabriela Sánchez, Nicolás Castellano, Agus Morales, Pepa Bueno, Leila Guerriero y Jordi Évole (por orden de aparición). Sus análisis y palabras nos ayudan a continuar avanzando en esta propuestas colectiva de vigilancia ciudadana sobre la labor periodística y en defensa del derecho a la información. Pasen y vean, vale la pena escuchar lo que dicen.

La III Edición de los Premios Enfoque entregó sus galardones

  • Casi 9.000 personas participaron en esta votación ciudadana que reconoce prácticas periodísticas enfocadas y desenfocadas de acuerdo a la defensa de los derechos humanos, la justicia social, y el respeto por las minorías y por el medio ambiente.
  • Este año, los Premios incluyen la categoría especial Tercer Sector, con la que se reconoce y se visibiliza “a medios que trabajan por el derecho a la comunicación de colectivos normalmente ausentes en los grandes medios.
Foto_01_logocolor

Premiados y nomidados a los Premios Enfoque. Imagen Carmen Álvarez

25 de febrero de 2016. Desde la defensa de la información como derecho humano, los Premios Enfoque fomentan la vigilancia ciudadana sobre el ejercicio periodístico. Los premios reconocen el trabajo de tres profesionales en cada categoría con el fin de destacar prácticas periodísticas colectivas.

MEDIO ENFOCADO:
Eldiario.es
La Marea
Pikara Magazine

MEDIO DESENFOCADO
13 TV
Intereconomía
La Razón

PROGRAMA ENFOCADO
Carne Cruda
El Intermedio
Salvados

PROGRAMA DESENFOCADO
El Cascabel al Gato
El Gato al Agua
Informativos TVE

PERIODISTA MUJER ENFOCADA
Ana Pastor
Olga Rodríguez
Pepa Bueno

PERIODISTA MUJER DESENFOCADA
Curri Valenzuela
Isabel San Sebastián
Mariló Montero

PERIODISTA HOMBRE ENFOCADO
Ignacio Escolar
Iñaki Gabilondo
Jordi Évole

PERIODISTA HOMBRE DESENFOCADO
Eduardo Inda
Federico Jiménez Losantos
Francisco Marhuenda

CATEGORÍA ESPECIAL: MEDIO DEL TERCER SECTOR
La Marea
Pikara Magazine
Periodismo Humano

Los medios, programas y periodistas con mayor número de votos en cada categoría recibieron la Lupa Especial del Público.

MEDIO ENFOCADO:
Eldiario.es

MEDIO DESENFOCADO
La Razón

PROGRAMA ENFOCADO
Salvados

PROGRAMA DESENFOCADO
El Gato al Agua

PERIODISTA MUJER ENFOCADA
Olga Rodríguez

PERIODISTA MUJER DESENFOCADA      Mariló Montero

PERIODISTA HOMBRE ENFOCADO
Jordi Évole

PERIODISTA HOMBRE DESENFOCADO
Federico Jiménez Losantos

CATEGORÍA ESPECIAL: MEDIO DEL TERCER SECTOR
La Marea

Ver la gala completa

Premios Enfoque

Estos Premios parten de la defensa de la información como un derecho humano y la necesaria vigilancia ciudadana sobre el ejercicio periodístico y su función social del periodismo -concretada en el respeto y la promoción de los Derechos Humanos y los ideales de justicia social, de género y ambiental-. Los galardones reconocen prácticas adecuadas a esa función (enfocadas) o mejorables (desenfocadas). Quien otorga los premios es la ciudadanía y quien facilita el proceso un equipo de profesionales y estudiantes con el respaldo de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo, la Universidad Carlos III de Madrid y la Universidad Jaume I de Castellón.

Clica aquí si quieres recordar los/as nomidados y finalistas a la III Edición de los Premios.

Más información: 695 940 370 premiosenfoque@gmail.com

Infolibre, elegido por la ciudadanía como ganador de la “Categoría especial Medio del Tercer Sector”, cede su premio

“No sería justo aceptar un premio que no nos corresponde puesto que no somos realmente un medio del Tercer Sector”. Manuel Rico, director de InfoLibre, ha manifestado su agradecimiento a la ciudadanía por haber elegido al medio como merecedor de este galardón, pero considera que no les corresponde a ellos, sino a medios que realmente son del Tercer Sector. infoLibre está editado por una sociedad limitada, aunque es cierto que los ciudadanos pueden participar en su capital a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.

Además, Rico ha pedido que conste su reconocimiento expreso a los periodistas que, en tiempos tan difíciles para la profesión, trabajan en medios del Tercer Sector y su felicitación a los premiados y a los organizadores de los Premios Enfoque.

Nuevo ganador

En la primera etapa de la III Edición de Premios Enfoque, en la que profesionales de la comunicación sugirieron nombres que merecen estos galardones, infoLibre apareció en la lista de medios nominados a la Categoría Especial-Medio del Tercer Sector. Aunque no se trata exactamente de un medio que pertenezca a ese sector, el equipo de los Premios Enfoque decidió no intervenir en el proceso, ser fiel a las encuestas y respetar los resultados. Finalmente, en la segunda etapa, la ciudadanía eligió a infoLibre como merecedor de este galardón y así lo comunicamos al hacer público el resultado.

La cesión de su premio, hace que pase a la siguiente opción en número de votos, que es Periodismo Humano. De esta manera, los ganadores de esta categoría son: La Marea, Periodismo Humano y Píkara Magazine.

Desde el equipo de los Premios Enfoque agradecemos la honestidad de infoLibre por ceder su galardón. Su gesto demuestra su ética, su compromiso con el periodismo y su respeto por los y las profesionales trabajan en otros medios.

 ¿Por qué una categoría para medios del Tercer Sector?

La inclusión de esta categoría responde a una demanda que la ciudadanía nos hizo el año pasado. Consideramos muy interesante incluirla puesto que en ediciones anteriores estos medios estaban prácticamente ausentes en las propuestas que nos llegaban en la primera etapa. Quisimos así, reconocer y visibilizar a medios que están liderados por organizaciones sin ánimo de lucro, movimientos sociales, cooperativas y asociaciones ciudadanas que trabajan por el cambio social y, en especial, por derecho a la comunicación de colectivos normalmente ausentes en los grandes medios.

El hecho de que apareciera en este listado infoLibre responde al muy probable desconocimiento sobre este tipo de medios. Un desconocimiento que se debe en gran medida a la inexistencia de una ley que los ampare y la consecuente situación de desigualdad con respecto a los medios públicos o privados.

 

Medios de comunicación: potenciadores de la violencia sobre las mujeres gitanas

Patricia Caro. La única revista sobre mujeres payas en España se llama “Nuestra” y está dirigida por gitanos y gitanas que les piden a las payas que trabajen gratis si quieren hablar sobre su situación (previo consentimiento gitano sobre el tema, claro). La razón para ello es que las personas gitanas somos muy progres y sabemos lo que es bueno-para-ellas, lo que es-verdad y lo que es-universal. Este ejemplo ficticio sería inconcebible, ¿verdad?, pues así es como se trata a las comunidades y personas gitanas en España. Es más, la realidad supera generalmente la ficción y por ello destinaré estas líneas a plasmar mi visión sobre este asunto. Teniendo plena consciencia de que este ejercicio de violencia tiene género, edad y pertenencia geográfica, me centraré en las gitanas jóvenes españolas puesto que las migrantes “no existen” y las consecuencias de su tratamiento mediático socaban sus derechos como humanas de forma mucho más perversa.

contraportada1

Fuente: Ricardo Barquín Molero

Los medios de comunicación, en tanto que Institución, no dan espacios a periodistas gitanos y gitanas para que cuenten en voz y mirada propias la realidad que vivimos. Sólo está permitida la mirada “verdadera, buena y universal” que “casualmente” es masculina-blanca. Si a ello unimos el interés que suscitan los realities disfrazados de documentales objetivos y las entrevistas que sustentan creencias del inconsciente colectivo sobre la indeseabilidad de esa cultura tan peligrosa y marginal, entonces encontramos programas en “prime-time” que hablan sobre la incivilización y sumisión de las mujeres gitanas exóticas, hipersexualizadas y horteras que sólo piensan en casarse, tener bebés y abandonar la escuela. Esto, además de ser “cierto”, es “lo mejor” para contribuir a la construcción de una autoestima sana y fuerte que permita soñar, llenarte de expectativa y actuar sobre la creación de otra realidad más humana.

Ironías aparte, si a las mujeres en general les influye el adoctrinamiento mediático sobre el modelo de mujer exitosa, por ejemplo con el uso de la talla 36 que llena las consultas de anoréxicas, o sobre la hipersexualización femenina que inhabilita la autonomía intelectual y material de las mujeres arrojándolas a los pies de la violencia ¿Qué nos hace pensar que a las gitanas no nos afecta?

Entendiendo que esta Institución está destinada a la creación de conocimiento e ideología de las masas y que genera procesos de razonamiento inconsciente, entonces puedo deducir que promueve y justifica el matrimonio y embarazo forzosos en las Romnja (gitanas en Romanés), la sumisión de las mismas, el machismo de nuestros compañeros y las medidas antigitanas que nos pisan el cuello. Esto, sea más diplomático o menos, afecta directamente a la vulnerabilidad ante situaciones de violencia de género contra todas las Romnja (mujeres gitanas). Es un catalizador, un potenciador. Como si fuese una pastilla de caldo artificial precocinado del que nos tomamos dos tazas.

No vemos (primera persona del plural) el impacto que tiene la Historia de las comunidades gitanas en España con perspectiva de género, sobre la mirada y el entendimiento. No vemos la responsabilidad política en este asunto. No vemos el impacto que ha tenido para la ciudadanía gitana hoy. No vemos cómo eso afecta al significado de la palabra “gitano” y “gitana” ni vemos su relación con la situación de violencia intergrupal que vivimos. No vemos su influencia en las relaciones de poder entre hombres y mujeres dentro de las comunidades. No vemos.

Sí, digo matrimonios forzosos. No es que nuestro padre gitano nos obligue a casarnos con nadie per se. Son los patriarcas payocentristas (hombres blancos en el poder) los que nos obligan a pasar por esta única puerta permitida para cambiar nuestra situación. Cuando una gitana consigue abrir puertas dentro de su comunidad, llegan ellos y cierran con siete candados de plata las otras puertas de acceso a los medios de comunicación, la política, la educación, la salud y el empleo en igualdad de condiciones con una persona considerada por-ellos como digna.

Sólo vemos una cosa. Son esos seres extraños y peligrosos llamados “gitanos”, en masculino porque el lenguaje sexista dice que millones de Romnja no existimos excepto cuando sustentamos la mitología antigitana-machista. Son delincuentes marginales, parásitos sociales cuyas mujeres sumisas se entregan a sus maridos machistas de manera reprochable. Eso es lo que quieren que veamos. Eso es lo que vemos. Eso es lo que nos creemos que es la Cultura Gitana. Y si las comunidades gitanas con perspectiva de género, edad y migración, son las más perjudicadas, ¿Quiénes serán los más beneficiados de esta imagen mediática?¿Cuál será ese beneficio?

A pesar de todo, en honor a la herencia, el tiempo y los sueños, me atrevo a recetar infusiones infalibles contra el virus de la desconfianza y la ignorancia. Deberán cocerse en lumbre de enebro con agua del primer manantial en deshielo la primera noche sin luna de esta Primavera templada.

12115627_191102101231929_1595883323731577179_n

Fuente: pikaramagazine

Puñaíto de manzanilla silvestre con pétalos de flor antipatriarca. Reposar toda la noche y aplicar unas gotas directamente sobre los ojos bien abiertos (incluyan a las gitanas y gitanos en la autoría y diseño de productos informativos equilibrando así la posición de sujetxs con la de objetxs). Cucharada de mermelada de bayas dulces con una pizca de romero para el buen bajío estomacal (contactemos otras prácticas como la serie de Pilar Távora, el programa radiofónico “Gitanos” o “Voces Gitanas”) , y finalmente, ataero de hierbabuena para los problemas de corazón endurecido (presionemos juntxs por una institución gubernamental que vigile y sancione todas las formas de violencia contra los hombres y mujeres en los medios de comunicación, teniendo en cuenta la diversidad cultural, sexual y generacional) . Seguro que después del tratamiento, seremos capaces de respirar el salitre marino que corroe cualquier restistencia a este despertar sin retorno.

Opre Romnja (Arriba las Gitanas).

*Patricia Caro Mara es activista de Derechos Humanos de la Mujeres, especializada en mujeres romaníes.