Pensar y practicar la Comunicación en el Tercer Sector…. en tiempos de aniquilación del Tercer Sector

Por Víctor Marí. Puede sonar paradójico, pero el título apunta a la dura realidad que se vive actualmente en el Tercer Sector (TS). Una de las etapas de mayor creatividad y de más experiencias interesantes en el campo de la comunicación del TS se produce en un momento histórico en el que desde muchos frentes se está haciendo todo lo posible por aniquilarlo. Como dice el refrán, “entre todos la mataron y ella sola se murió”. Aunque, en este caso, la calidad humana y profesional de tantas personas y organizaciones del Tercer Sector hace que se esté aplazando el fatídico momento del fin.

El pensador portugués Sousa Santos plantea que vivimos en un contexto de fascismo social. El capitalismo produce excluidos sociales frente a quienes el propio sistema social dominante no tiene ni el pudor de plantear parches de emergencia. La respuesta tacaña e inmoral de Europa ante los refugiados sirios es solo uno de los muchos ejemplos que podrían ponerse en los que se materializa este fascismo social. Al tiempo, el recorte drástico de subvenciones a la cooperación y al Tercer Sector Social ha obligado a echar el cierre a muchas organizaciones, y a sobrevivir (no se sabe muchas veces cómo) a los muchos y buenos profesionales que en él trabajan.

En este contexto de situaciones adversas (cuyo análisis de las causas exógenas y endógenas nos llevaría más tiempo y espacio del que tenemos) vemos cómo, paradójicamente, proliferan iniciativas comunicativas que han roto los estrechos límites de una comunicación excesivamente reduccionista, que hasta el momento estaba excesivamente centrada en el impacto en medios y en la construcción de una imagen de marca.

En el año 2011 se podría situar el inicio de este ciclo de creatividad y de efervescencia de una comunicación orientada a la transformación social. En plena ola del movimiento del 15-M se constituye el grupo #Comunicambio en torno al que se reúnen activistas sociales, comunicadores/as, personas del mundo de la academia, estudiantes… ciudadanía en general, interesada y apasionada por impulsar unos procesos comunicativos orientados al cambio social. En este trabajo de confluencia y de dinamización han jugado un papel clave tanto el equipo de comunicación de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España como algunas de las federaciones y coordinadoras autonómicas.

Esta multiplicación de iniciativas comunicativas de nuevo cuño se han visto acompañadas en el campo académico por programas de formación, investigaciones y publicaciones que tienden nuevos puentes entre académicos y activistas interesados por una comunicación transformadora. Valgan como botones de muestra el surgimiento de Commons, Revista de Comunicación y Ciudadanía Digital. El Máster CCCD, el Laboratorio Com-Andalucía de análisis de los medios ciudadanos  o el Congreso e-Comunicambio.

Comunicambio 2015

Congreso Comunicambio 2015, Castellón. Fuente: revistapueblos.org

El momento es propicio, aunque los retos siguen siendo muchos. Ante la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos, pensar en los derechos de la comunicación de la ciudadanía sigue siendo algo que queda muy lejos de las agendas de los políticos. En plena campaña electoral, y a pocos días de las elecciones del 20D, podemos preguntarnos por el papel que ocupan, como tema de debate de los partidos, las políticas para el impulso del Tercer Sector, las políticas de Cooperación al Desarrollo o las políticas públicas de Comunicación. En ninguno de los debates televisivos celebrados hasta la fecha han aparecido estos temas. En una campaña electoral en la que, al menos hasta el momento, parece que ha tenido más importancia para algunos candidatos y miembros del Gobierno aparecer en el Hormiguero o en el programa de Bertín Osborne (¿En tu casa o en la mía?), el diseño de unas políticas públicas de comunicación que den voz a la ciudadanía sigue siendo un reto inaplazable.

En este momento creativo e instituyente, en el que proliferan tantas experiencias comunicativas ciudadanas, interesantes y necesarias a la vez, es prioritario, más que nunca, articular espacios de debate, de investigación y de reflexión, en los que puedan cristalizar mejor los procesos en marcha. Sigue siendo un reto ineludible la necesidad de tender puentes entre el activismo y la academia para aprovechar lo mejor que hay a cada lado, con el objetivo de impulsar procesos de transformación orientados por la justicia social. En ello estamos.

*Víctor Marí es profesor de la Universidad de Cádiz. Investigador Principal del Proyecto del MINECO “Comunicación para el Desarrollo y Cambio Social en España: diseño de indicadores para la medición de su incidencia social” (CSO2014-52005-R)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *